Viernes, 02 de agosto de 2013

El descenso del Alcorcón es la única vía que le queda al Racing para volver a Segunda

Sólo queda una opción. Una sola oportunidad para que el Racing, a través de los despachos, logre la permanencia en Segunda que no consiguió en el campo. Si el martes era el Mirandés el que lograba in extremis quedarse en la categoría de plata, ayer el que arreglaba sus problemas también a última hora era el Deportivo de La Coruña. Así, sólo queda pendiente la resolución del 'caso Alcorcón'. Y para eso habrá que esperar a mañana viernes. Otro día más de espera para una afición racinguista que está viviendo el año más surrealista de toda su historia.

Tras el milagro de Miranda en la noche del martes, ayer el que lo tenía complicado era el Deportivo de La Coruña. El club gallego vivió la jornada más convulsa de su historia. La clave de todo el asunto estaba en el pago de las deudas con los jugadores, que reclamaban lo que se les adeudaba desde el mes de julio de 2012 y enero de 2013, antes de que el club entrase en Ley Concursal. Si no se resolvía antes de las doce de la noche, el Deportivo era equipo de Segunda División B.

Por la mañana, los jugadores se reunían en las instalaciones de Abegondo con representantes de la Asociación de Futbolistas Profesionales (AFE). Ya por la tarde, fue el turno del presidente blanquiazul, Augusto César Lendoiro, con todas las partes, la AFE y los administradores concursales.

A la vez, el juez sustituto del Mercantil número 2 de La Coruña acordaba habilitar los días del 1 al 9 de agosto, excepto festivos, sábados y domingos, para poder emitir resoluciones sobre el concurso de acreedores del Deportivo. El juez entendía que en este caso «concurre la causa de urgencia prevista en la ley» y por eso «procede la habilitación» para «la presentación de una propuesta de convenio, presentación y tramitación del cese de actividad de la concursada, o solicitud de auxilio judicial para la conservación de la masa activa».

A media tarde saltaba el rumor de que Lendoiro iba a firmar el convenio colectivo y a abandonar el club, uno de los escollos para que la situación se desbloquease. Diversos medios coruñeses apuntaban a que la AFE había confirmado un acuerdo con los acreedores para garantizar así el pago a los futbolistas. También se apuntaba a que en cuanto Lendoiro abandonase el club, los futbolistas retirarían sus denuncias, la condición indispensable para que el 'Dépor' se quedase en Segunda.

Pero poco después, todo empezaba a torcerse. Cerca de las ocho de la tarde, aún no había acuerdo con la AFE -los futbolistas- para que se retirasen las denuncias, la prioridad para la supervivencia del club gallego. Minutos más tarde, la cadena Cope en Galicia informaba de que algunos jugadores no estaban dispuestos a retirar las denuncias interpuestas, ya que exigían más garantías de cobro. El principio de acuerdo garantizaría a los futbolistas los salarios desde el mes enero de 2013, así como el 70% del dinero restante -el adeudado desde julio de 2012- en un calendario de pagos. El 30% que quedaría por pagar, era objeto de debate. El 70% que se establecería en el calendario de pagos del futuro convenio no tendría quita para los futbolistas. Pero sí el 30%. Y ahí estaba el problema.

Los jugadores exigían garantías para cobrar el 100% de la deuda. A las diez de la noche, a dos horas para que expirase el plazo, la cadena Ser informaba de que las negociaciones se habían roto. Había un receso en la reunión para retomarla después e intentar una solución. Al final, a las once menos diez de la noche, llegó el acuerdo. «Podemos anunciar que la LFP, el RCD de La Coruña, AFE y los futbolistas han alcanzado una solución satisfactoria para los intereses del deportivismo», señalaba la Asociación de Futbolistas Españoles en un comunicado. La AFE explicaba que «nos hemos visto obligados a dar una solución a las cantidades adeudadas calificadas como concursales, debido al imposible acometimiento del pago de las mismas». El comunicado añadía «que únicamente queda pendiente de abono las cantidades generadas contra la masa», que debían pagarse antes de la medianoche de ayer.

El Alcorcón, el viernes

De este modo, al Racing sólo le queda la opción del Alcorcón para regresar a Segunda vía despacho. Mañana viernes, una comisión paritaria integrada por el Consejo Superior de Deportes y la Liga de Fútbol Profesional decidirá sobre la auditoría que se encargó en su momento sobre la ampliación de capital del club alfarero. De la auditoría se encarga la firma BDO, la misma que se ocupó de analizar las cuentas del Guadalajara.

El presidente de la LFP, Javier Tebas, señaló que el Consejo Superior de Deportes detectó una posible irregularidad en el proceso de transformación del Alcorcón en sociedad anónima deportiva. Pero la Liga de Fútbol Profesional no tiene probado, a diferencia del caso del Guadalajara, que el dinero depositado en una cuenta corriente -en el caso del Alcorcón, tres millones de euros- se sacara posteriormente.

Un resultado negativo en esa auditoría llevaría al club alfarero a la Segunda B. Por el momento, la Liga de Fútbol Profesional ha inscrito, de forma cautelar, al Alcorcón en Segunda.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 0:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario