Viernes, 19 de abril de 2013

Una década de sequía racinguista en El Madrigal

23 de febrero de 2003. El Racing esta de cumpleaños. 90 años de historia. Tarde de domingo soleada. El equipo visita El Madrigal en una situación muy delicada. Dimitri Piterman dirige el club y el ambiente es muy tenso. El Racing gana por 0 a 3 al Villarreral. Esa fue la primera y última vez que los cántabros ganaron a domicilio en el campo del 'submarino amarillo'. Lo hicieron contra pronóstico y cuando peor estaban, en un momento en el que la incertidumbre por la presencia del excéntrico empresario ucraniano inundaba todo. «Nadie daba un duro por nosotros», rememora José Moratón, uno de los capitanes de aquel equipo y autor de uno de los tres goles con los que el Racing «dio la sorpresa».

Una semana antes, el equipo había sido noticia en todo el mundo futbolístico. Piterman, el presidente del club, se vistió de fotógrafo y se sentó en el banquillo durante el partido que el Racing jugó en Pamplona. Miles de instantáneas recogieron el momento. El empresario quiso ser entrenador y, al menos, durante un tiempo, lo consiguió.

Su llegada propició la salida del hasta entonces técnico del Racing, Manolo Preciado, al que no le dio tiempo a dirigir aquel partido desde la banda, como tampoco más tarde, caprichos del destino, pudo hacerse cargo del Villarreal debido a su repentino fallecimiento. Corrían tiempos difíciles en la entidad cántabra. Y en esas circunstancias, el Racing visitó El Madrigal. «Era un tiempo muy convulso. Todo el mundo hablaba de nosotros. Teníamos muchas dudas y jugábamos ante un equipo con Reina o Palermo y unos jugadores sensacionales. Pero el fútbol es así y ganamos», asegura el que fuese central del equipo durante más de diez años.

Minuto 72 de partido, gol de Moratón. Minuto 90, gol de Bodipo. Minuto 92, gol de Regueiro. El Racing daba la sorpresa. «Recuerdo aquel viaje de vuelta a casa. Fue feliz porque nos quitamos un peso de encima. Piterman y Chuchi Cos nos trataron muy bien a los jugadores. Siempre se echaban la presión encima y nos protegían».

El Racing comenzó allí una remontada que le llevó a salvarse sin apuros del descenso. El histórico capitán racinguista destaca de aquel equipo su enorme calidad. «Recuerdo que, independientemente del entrenador que nos dirigiese, aquel Racing tenía mucha calidad. Jugaba Javi Guerrero Regueiro o Munitis. Teníamos un buen equipo y sabíamos que tarde o temprano teníamos que salir de dónde estábamos». La alineación del Racing aquel día fue la siguiente: Lemmens, Coromina, Neru, Moratón, Juanma, Diego Mateo, Ismael, Munitis, Txiki, Benayoun y Javi Guerrero. El cántabro recuerda, además, de manera especial aquel partido. «Yo marqué tres goles en Primera División y dos se los hice al Villarreal . Aquel día uno y luego, en El Sardinero, otro. Siempre me decían que se me daba bien».

Un campo fatídico

Desde aquel 23 de febrero hasta hoy, el equipo tan sólo ha sido capaz de empatar en dos ocasiones en El Madrigal y, por lo contrario, se ha llevado auténticas goleadas. «Es, probablemente, junto con el Camp Nou, el campo que peor se nos ha dado siempre», añade 'Mora'. Quince veces ha visitado el Racing este estadio, doce militando en Primera y tres, en Segunda. En la élite logró igualar el marcador en su última visita, la temporada del descenso (2012-13, 2-2), y en la campaña en la que, curiosamente, el hoy entrenador de los amarillos, Marcelino García Toral, era el técnico de los racinguistas (2007-08, 0-0).

En esta última década, el Racing viajó a Villarreal en condiciones deportivas de todo tipo. «Allí hemos jugado con mucha presión y ante jugadores como Riquelme, Cazorla o Rossi. Cuando el Villarreal era semifinalista de Champions y uno de los equipos grandes. Y otras veces sin jugarnos nada como aquella temporada con Merino y Yosu en la última jornada de Liga, ya salvados».

Para Moratón, jugar en Villarreal siempre fue difícil. «Yo creo que es el campo en el que más hemos corrido detrás de la pelota. Nos llevamos buenos toques. Un año perdimos 6 a 3 y a los diez minutos ya nos ganaban 3 a 0. Sin embargo en casa siempre se nos dio bien», concluye el exjugador.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 17:28 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario