Viernes, 12 de abril de 2013

Menéndez confía en el equipo que ganó al Alcorcón para derrotar al Girona

Alejandro Menéndez ya tiene su columna vertebral. Los ensayos de esta semana y los resultados de las últimas jornadas le han confirmado al asturiano que el eje sobre el que debe pivotar su equipo en los siete definitivos partidos que restan para el final de Liga se sustenta sobre tres parejas de jugadores, una por línea: Bocanegra-Crespí, Yuste-Andreu y Juanmi-Quini. Los tres dúos son en estos momentos indiscutibles para el entrenador. Ha necesitado apenas un mes y tan sólo cinco partidos para darse cuenta de la importancia de los seis futbolistas. La decisión de recuperar al americano en defensa, después de casi tres meses sin jugar, y la de apostar por la presencia de Yuste en el centro del campo, a pesar de haberse erigido como el futbolista más solvente en el puesto de central, fueron mérito de Menéndez. Ambas le han dotado al equipo de la seguridad defensiva necesaria para mantener la portería a cero y, por otro lado, aportar al centro del campo el trabajo y recorrido que le faltaba. Por ello, la columna vertebral del equipo que el sábado se enfrente al Girona, salvo sorpresa, estará compuesta por los seis futbolistas. El técnico lo tiene claro y esta semana lo ha dejado ver en los entrenamientos. Lo hizo el pasado miércoles en el partido ante el filial y ayer lo volvió a confirmar en el ensayo en La Albericia, aunque tan sólo organizó una sesión de preparación de jugadas de estrategia.

El entrenador confiará para ganar al Girona (sábado, 18.00 horas) en los mismos que fueron capaces de traerse la victoria del campo del Alcorcón. Tan sólo habrá una novedad, el regreso de Quini a la delantera, puesto que en el estadio de Santo Domingo no pudo jugar debido a su condición de cedido por el club madrileño. Una cláusula en su contrato obligaba a pagar al Racing una cantidad por contar con él ante sus excompañeros. Menéndez ya ha conseguido lo más complicado: dar con una alineación que ofrezca garantías apoyada en unos resultados positivos. Lo más importante de esta circunstancia es que el Racing lo ha conseguido por primera vez justo en el tramo más determinante del campeonato.

Cuatro fichajes de invierno

La pareja de zagueros compuesta por Bocanegra y Crespí han jugado dos partidos juntos, ante el líder (Elche) y frente al que era el segundo clasificado hasta entonces (Alcorcón), y en ambas jornadas mantuvieron su portería a cero. Un hecho inédito en toda la Liga. Nunca antes el Racing había conseguido jugar dos partidos seguidos sin encajar un gol. En ambos encuentros los dos pivotes fueron también Andreu y Yuste. Su compenetración ha convencido a Menéndez y ha hecho desaparecer el debate suscitado sobre el bajo rendimiento de los centrocampistas.

De los seis futbolistas que se han convertido en referencia, el único cuyas prestaciones están por debajo de lo previsto es Juanmi. El andaluz no logra reecontrarse con el gol, no obstante Koné, el otro delantero que busca un hueco en la alineación seguirá siendo suplente. El propio Menéndez, el pasado miércoles, impartió lecciones al costamarfileño de manera personal y el ariete, pese a ser titular en Alcorcón, volverá a cumplir su rol de revulsivo.

Las pruebas de ayer en La Albericia confirmaron que Francis y Pinto son también fijos para mañana, en los laterales. Las únicas dudas están en las bandas. Assulin busca un hueco en el once inicial, pero para ello tiene la difícil tarea de desbancar a Jairo o Ferreiro, dos de los futbolistas en los que Menéndez tiene depositada la confianza. El israelí ha entrenado con mucha intensidad, pero seguirá esperando su oportunidad. Hoy se conocerá la convocatoria para el partido de mañana.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 15:39 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario