Viernes, 12 de abril de 2013

Ali Syed, en busca y captura en su país de adaptación, Bahréin

El cerco judicial sobre Ali Syed se estrecha, y en su país de adaptación, Bahréin, ya hay una orden de busca y captura por todas las denuncias que acumula. El diario digital 'Cantabriadiario' publicaba un documento, con fecha del 10 de abril, donde el Ministerio de Justicia y Asuntos Islámicos de Bahréin dictaba una orden de detención contra el máximo accionista del Racing.

Ali Syed, dueño de la empresa WGA, acumula denuncias y causas judiciales por medio mundo bajo la acusación de presunta estafa a empresarios, a quienes ofrecía créditos previo pago. Al final el préstamo prometido por el magnate indio nunca llegaba.

Ali Syed tiene en Bahréin su residencia, ya que el país del Golfo Pérsico no tiene Ley de Extradición como la mayoría de países donde supuestamente realizó sus fechorías.

Bahréin es su fortaleza
Hasta el país asiático se han desplazado en numerosas ocasiones los miembros del Consejo de Administración del Racing, encabezados por Ángel Harry Lavín, acompañado por Francisco Pernía y José Antonio Berdejo, para informar a su jefe de la actualidad del club cántabro. Hay que recordar que el ex presidente Pernía fue quien reclutó a Ali Syed para hacerse cargo de la entidad cántabra, y que es quien más contacto mantiene con el empresario indio.

Después de conocerse la orden de detención contra Ali Syed, el empresario ha concedido una entrevista a la revista 'Vanity' para dar su opinión sobre la situación que está viviendo. El máximo accionista del Racing recibía la noticia de su posible detención a carcajadas, no dando ninguna importancia a su posible entrada en la cárcel. Ali Syed respondía a las acusaciones que se vierten sobre su persona: "Déjales que me persigan; yo rezaré y veremos a ver qué es más fuerte, si su persecución o mis rezos".

El dueño del Racing fue condenado en octubre de 2011 a devolver 3.627.000 dólares, más intereses, al empresario australiano Keith Johnson, que le había demandado antes en Bahréin. Johnson es uno más de una larga lista de empresarios que han llevado a Ali Syed ante la justicia.

La orden de arresto emitida este pasado miércoles por el Ministerio de Justicia de Bahréin es un ultimátum para que pague lo que debe, sobre todo después del juicio que perdió contra Johnson. Hasta la fecha no se ha producido ningún arresto, y se sospecha que la buena relación que tiene con la familia Real de Bahréin puede ser clave para que no se le haya detenido todavía.

Sin noticias por
Hay que destacar que el actual máximo accionista del Racing visitó Santander por última vez en mayo del 2011, cuando prometió que volvería a los pocos días con todo el dinero necesario para solucionar los problemas económicos de la entidad.
Desde entonces, tan sólo sus representantes en el Racing, Ángel Harry Lavín, Francisco Pernía y José Antonio Berdejo, tienen contacto con el empresario indio, con quien consensúan las acciones que van a realizar en los próximos meses.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 15:37 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario