Jueves, 11 de abril de 2013

Desestimada la demanda de directivo del Racing contra el presidente cántabro

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria considera que el presidente cántabro, Ignacio Diego, no lesionó el derecho al honor ni a la intimidad del director de Relaciones Institucionales del Racing, Sancho Michell, y desestima la demanda que éste interpuso contra el jefe del Ejecutivo.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sala de lo Civil y Penal del TSJC rechaza los argumentos del directivo del club cántabro, quien demandó a Diego por revelar en una entrevista radiofónica su afiliación política, criticar el salario y el trabajo para el que había sido contratado en el Racing y llamarle "indigno y traidor".

El TJSC indica que las declaraciones del presidente sobre la pasada afiliación de Michell al PP no suponen "intromisión ilegítima alguna en la intimidad" del directivo del Racing, porque él mismo, en varios medios de comunicación y en internet, "ha abstraído su pasada afiliación política del ámbito privado".

También señala la Sala, respecto a las afirmaciones de Diego sobre el salario y el trabajo de Michell en el Racing, que prima en este caso la libertad de información sobre una persona de "solvencia pública" y considera que "no existió intención" de menospreciarle, sino de trasladar "información de relevancia pública".

En la sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, el presidente de la Sala, Cesar Tolosa -también presidente del TSJC-, sitúa en el contexto de la actual situación del Racing de Santander las declaraciones de Ignacio Diego y, en este sentido, señala que esas expresiones no hacen referencia a la actividad profesional de Michell si no a la entidad de sus funciones en el club.

Según recoge la sentencia y como corroboraron en audiencia pública tanto el abogado del presidente como Michell, el jefe del Ejecutivo dijo del directivo racinguista que cobraba dos veces más que el presidente del Gobierno por realizar "tareas sin responsabilidad, abusando de la institución" y le acusó de "ser un traidor y un desleal" y de haber sido "expulsado por ello" del PP.

El presidente de la Sala considera que esas afirmaciones pueden encuadrarse en la "crisis institucional y económica" del Racing de Santander, en las "notorias repercusiones" que esta situación tiene en los medios de comunicación, y en la relación existente entre los actuales responsables del club y el Gobierno de Cantabria.

Y añade que difundir los ingresos de un directivo del Racing, su trabajo en el equipo, o si fue expulsado de una formación política, no son referencias "constitutivas de lesión alguna al derecho al honor".

La Sala señala que no puede "considerarse denigrante" comparar las funciones de un directivo del Racing con las del presidente cántabro y también dice que las afirmaciones sobre el salario de Michell en el Racing "se integran en el contexto de un club de fútbol en una dificilísima situación económica, con un proceso concursal".

Fuente: El Confidencial 


Publicado por Castro2 @ 18:06 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario