Lunes, 17 de diciembre de 2012

Las Peñas condenan los episodios violentos consecuencia directa de la inestabilidad que vive el club

La Asociación de Peñas Racinguistas ha mostrado su "indignación y condena más enérgica" por lo sucedido tras el partido frente al Sabadell y por todos los episodios de violencia que, desde distintas partes, se están sucediendo en los últimos meses. Al mismo tiempo que piden que se esclarezca la presunta “intimidación” que ha sufrido el jugador Hameur Bouazza, hacen un llamamiento "a la sensatez y cordura en la desquiciante situación que vive el Racing, pues sólo la afición, por sí misma, es la que puede sacar al club del marasmo en que se encuentra".
Las Peñas afirman ser las primeras interesadas en que se aclare el caso, toda vez que, conocida "la maquiavélica demagogia del actual Consejo, se las culpa de todo. Pero no sólo por eso. Sobre todo porque el asunto traspasa los límites de lo tolerable y de la crítica. Bouazza es un jugador del Racing, y se le respeta y apoya como tal, deseándole la mejor de las suertes profesionales, a pesar que desde el club se pretenda intoxicar desde hace tiempo con unos supuestos insultos que están en entredicho".
Con todo, las Peñas "ni se identifican ni se sienten identificados" con las personas que, presuntamente, han realizado los actos y "dudan" que hayan sido protagonizados por aficionados racinguistas, "porque un racinguista cabal jamás haría eso".
Clima irrespirable
Episodios como el de ayer vuelven a poner de manifiesto que la tensión que se vive en el entorno del Racing es "absolutamente irrespirable y que es necesario apaciguar los ánimos". Las Peñas dieron un paso hace quince días en la Delegación de Gobierno, comprometiéndose a no organizar actos de protesta que pudieran servir de pretexto a cualquier violento. Sin embargo, para la Asociación "no está pasando lo mismo ni desde la entidad ni desde sus voceros, lo que no ayuda, en nada, a serenar el ambiente. La convocatoria de la Junta, la represión injustificada, la denegación de información, las declaraciones extemporáneas o, sin ir más lejos, la invitación al enfrentamiento que el propio Ángel Lavín hizo ayer al salir de los Campos de Sport –'venid de uno en uno'- no ayudan a superar nada".
En este clima de tensión, dicen, "hay que medir los gestos con extraordinaria delicadeza para evitar que la violencia se apodere de la situación. La violencia no es excusa para nada, venga de donde venga y se manifieste como se manifieste. La vergonzosa gestión del club justifica la crítica y la rendición de cuentas, pero nunca que se generen episodios violentos".

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:27 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario