Jueves, 13 de diciembre de 2012

El fútbol de ataque regresa a Santander

Regresa el fútbol de ataque al Racing. La primera jornada de trabajo de José Aurelio Gay al frente del equipo ayer en La Albericia sirvió para confirmar que se abandonará la estricta filosofía defensiva que Fabri inculcó hasta las últimas consecuencias en la plantilla. El madrileño organizó una sesión doble en su estreno como verdiblanco. Noventa minutos por la mañana y casi dos horas por la tarde. Su primera toma de contacto con los jugadores fue en el vestuario. La charla no se prolongó demasiado. El entrenador tenía ganas de trabajar cuanto antes y no le importó saltar al campo con los nombres de los jugadores escritos en un papel. Le acompañaron David Pérez, que llega de la mano de Gay y que hará las veces de segundo entrenador y preparador físico, junto con Jimmy Álvarez, Juan Iglesias y Pinillos. En la banda, no muy lejos, enganchado a su móvil paseaba Emilio de Dios, director deportivo de la entidad.
Por la mañana no dio tiempo a mucho. El trabajo vespertino fue mucho más intenso. Desde el primer minuto, el balón fue el protagonista de la sesión. A los jugadores se les pudo ver muy involucrados y con ganas de agradar al técnico. La llegada de un nuevo 'jefe' siempre es una época de reivindicación para los futbolistas que juegan habitualmente y de esperanza para los que no contaban para su predecesor.
Gay dispuso de treinta minutos para organizar un partido sin porterías cuyo objetivo era mantener la posesión de balón y sumar el mayor número de toques sin que el rival les arrebatara el esférico. «Tocad rápido», gritó repetidamente a sus jugadores el madrileño, situado en el centro del reducido campo. El técnico reunió a sus futbolistas en el centro del campo cada vez que tocó descanso y mientras algunos dieron un trago de agua, él impartió varias charlas. «Que corra el balón» se le escuchó decir. Una declaración de intenciones en toda regla por parte del nuevo inquilino del banquillo racinguista.
Más tarde, colocó las porterías y levantó así el 'castigo' a los futbolistas. Libertad de movimientos con la única prioridad de buscar el área rival. Esa fue la única premisa para los veinte minutos que duró el partido. La intensidad se dejó notar. En cada disputa de balón quedaron patentes las ganas de demostrar de los miembros de la plantilla. Jugadores como Luque, defenestrados y olvidados por el anterior entrenador, se mostraron muy activos en la tarde de ayer. Lo mismo que Longás o que el propio Yuste. Para ellos la presencia de un nuevo responsable en la toma de decisiones les abre las puertas del equipo.
Charlas sobre el campo
Durante el partido volvió a juntar en el centro del campo a los jugadores en dos ocasiones, lo mismo que al finalizar la sesión. Mucha intensidad y diálogo fueron las claves del estreno de Gay. Por contra, poca expectación en La Albericia de los aficionados. Ayer estuvieron los mismos de siempre. La curiosidad por ver los métodos del técnico no acercó a más gente a las Instalaciones Nando Yosu. En cuanto a la enfermería, Carlos Bocanegra se ejercitó por la mañana con el grupo. No obstante, por la tarde, el americano realizó trabajo de fuerza en el gimnasio. Los doctores no quisieron forzarle más para no arriesgar su reaparición. Por otro lado, Francis y Goikoetxea no entrenaron. Ambos futbolistas recibieron tratamiento específico para combatir sus dolencias musculares. El lateral sufre una contractura en el cuádriceps y el central la misma lesión, pero en el bíceps femoral.

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 19:10 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario