Lunes, 10 de diciembre de 2012

El Castilla zarandea a un Racing desquiciado

El Racing está desquiciado. Un equipo inoperante. A veces por falta de autoestima y otras por incapacidad. Eso, sumado a las decisiones cada vez más extravagantes de Fabri en el banquillo, tienen como resultado un Castilla 4-0 Racing. Y gracias.
Como un perro flaco con pulgas, al conjunto cántabro se le lesionan dos defensas: Francis y Goikoetxea. En la convocatoria, el único posible zaguero es Héctor Yuste. El resto, en casa. Pero ante la baja del carrilero andaluz, el técnico da entrada a Kaludjerovic y retrasa a Ferreiro -delantero centro hasta el momento- al lateral derecho. En el descanso, Fabri agota los cambios. En el minuto 66, Goikoetxea se retira del césped y al conjunto cántabro le toca jugar con uno menos. Se veía venir. Es tan solo la fotografía de un equipo comatoso.
Siete partidos llevaba el Castilla sin ganar, con la vitola de equipo más goleado de la categoría. Ante el Racing, ganó y dejó su meta a cero. El partido comenzó sin tensión. Con dos equipos que tanteaban al rival y dos estilos diferentes. El toque por parte local y las diagonales en busca de Jairo por el visitante. Pero los porteros se mantenían inéditos.
Hasta que volvieron los desbarajustes defensivos del Racing. Los mismos que llevaron a la derrota ante el Almería. Jesé recorre la frontal del área sin apenas oposición y su disparo bate a Mario.
El segundo tanto madrileño llegó tras una enorme tontería. Óscar Pérez trata de hacer un caño dentro del área, pierde la pelota y derriba a un rival. Sin remedio. Jesé no desaprovechó el regalo.
Con la entrada de Koné y Bouazza en el descanso, Fabri echaba el resto. Un resto que a la postre fue más leña al fuego con la lesión de Goikoetxea. El Racing, con uno menos durante gran parte del segundo período, se convirtió en un muñeco en manos de un Castilla que pareció no querer hacer sangre. Sólo Cherysev tuvo la portería entre ceja y ceja y con su doblete completó la goleada merengue.
Tras otra pérdida de balón en el centro del campo, esta vez de Jorge Alonso, José Rodríguez combinó con Jesé, éste arrastró en su carrera a los defensas, facilitando la llegada de Denis y el ruso, solo, marcó el tercero con un disparo seco.
El castigo fue mayor apenas tres minutos después. De nuevo los mismos protagonistas. Jesé, tras una carrera desbocada por la banda izquierda, le regaló a Denis el cuarto.
Lo demás fueron toques, lucimientos y dos paradas de Mario, sorprendente titular, y que sacó el amor propio al recriminar la rabona de Borja García en una jugada anulada. Viva impotencia.
Un suspenso general y otra derrota a la mochila. Cinco consecutivas. Aunque los números hace tiempo que ocupan un segundo plano. Lo relevante es la imagen, que, aunque parezca imposible, ha empeorado una vez más. Suena increible que a Fabri le pueda quedar crédito al frente de este equipo.

Real Madrid Castilla: Jesús; Fabinho, Iván, Derik, Casado; Mosquera (Mascarell, min.58), Jose Rodríguez, Juanfran (Lucas, min.79), Denis; Álex (Borja, min.69) y Jesé.

Racing: Mario; Francis (Kaludjerovic, min.29) Goikoetxea, Gullón, Bautista; Óscar Pérez, Jorge Alonso, Jairo, Assulin (Bouazza, min.45); Rivero (Kone, min.45) y Ferreiro.

Goles: 1-0, m.16: Jesé. 2-0, m.42: Jesé, de penalti. 3-0, m. 51: Denis. 4-0, m.54: Denis

Árbitro: Valdés Aller (Comité Castellano Leonés). Mostró tarjeta amarilla a Ferreiro (min.35), Jairo (min.43), Mosquera (min.45), Mario (min.70) y Borja (min.70).

Incidencias: Partido correspondiente a la decimoséptima jornada de la Liga Adelante disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano ante 2.497 espectadores. 

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 18:28 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario