Viernes, 07 de diciembre de 2012

Un sistema mixto para frenar al Castilla

Para borrar de la memoria colectiva los tres últimos desastres ligueros, Fabri lleva buscando durante toda la semana el sistema 'perfecto' para poder contrarrestar la peligrosidad del Real Madrid Castilla y de paso romper la dinámica negativa de resultados que acumula el equipo. Si el miércoles el técnico lucense sorprendió con una defensa de cinco, ayer empleó el entrenamiento a puerta cerrada en El Sardinero para trabajar otros diferentes. Poco amigo de los cambios, todo indica a que el preparador verdiblanco saldrá con su clásico 4-3-3 y según vaya el partido modifique la zaga para jugar con cinco defensas.
Lo que en realidad busca Fabri es un sistema polivalente. «Es una situación un poco de ataque y de defensa», explicó ayer Ruymán a este periódico. El defensa canario, ya recuperado de su pubalgia, podría tener el domingo su oportunidad. «Él (por Fabri) cuando ataca lo puede hacer de una manera y cuando defiende lo puede hacer de otra. El sistema base es el del 4-3-3 y ha probado todas esas variantes por si decide cambiar de una a otra durante el encuentro». Y es que el Real Madrid Castilla tiene mucha pegada en la parte de arriba y falla algo más atrás. Con estas premisas, el Racing pretende recuperar la solidez defensiva que durante gran parte del campeonato permitió al equipo ser el menos goleado. De ahí que si las circunstancias lo requieren el equipo verdiblanco podría defenderse con cinco hombres, para a continuación regresar al 'trivote' que tanto le gusta al gallego.
En esta tare cobra vital importancia Héctor Yuste. El centrocampista murciano ya sabe lo que es reconvertirse en zaguero. Él sería el sacrificado en el centro del campo en las ocasiones en las que hubiera que poner el 'autobús' delante de la portería de Sotres. Después, cuando el equipo atacase, adelantaría su posición para hacer de enlace con el centro del campo y así volver a reintegrarse en el 'trivote'.
Aunque todos estos planes, de momento, sólo son conjeturas. En la sesión de ayer, Fabri desplegó un intenso trabajo donde hizo a sus pupilos jugar seis encuentro a un alto nivel físico. Durante el entrenamiento la alternancia de sistemas fue la nota predominante «porque si utiliza uno u otro lo mejor es tenerlo entrenado», explicó Ruyman. Una lesión se cargó la titularidad del canario y ahora, ya recuperado, busca regresar al equipo. «Pese a que el otro día me probó de central izquierdo, aún no me creo nada, aunque por comodidad me siento mejor en ese puesto que en el del lateral», afirmó.
¿Ascenso o permanencia?
Con un sistema u u otro, lo que necesita el Racing es un triunfo que reporte tres puntos y lo que es más importante, tranquilidad al grupo. Aunque aún queda mucha liga por jugarse, el equipo se encuentra en puestos de descenso directo y eso puede afectar a la moral de los futbolistas. «Antes éramos de los equipos menos goleados, pero de tres semanas para acá todo se ha revertido», analiza Ruymán.
Sin embargo, la experiencia del exjugador de Las Palmas en la categoría le permite afrontar el futuro con una dosis de optimismo. «Hace dos años, en Las Palmas, estuvimos a 14 puntos de la salida de los puestos de descenso y al final lo conseguimos, y además terminamos décimos», cuenta.
Por eso, cuando la plantilla escucha al presidente Lavín hablar de «ascenso», los jugadores prefieren ser algo más realistas y tener los pies sobre la tierra. «Nosotros pensamos en que lo mejor es ir partido a partido, pero antes que el ascenso hay que conseguir la permanencia. Primero los 50 puntos y así después puedes marcarte otros objetivos», apostilló.

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 12:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario