Jueves, 06 de diciembre de 2012

Fabri se blinda con cinco defensas

«Hay que recuperar la consistencia defensiva». Lo que puede parecer una perogrullada después de la debacle sufrida ante el Almería, se ha convertido en la mayor obsesión de Fabri. Pero la frase no es del técnico gallego. Su autor es su paisano Rochela, uno de los que el domingo no pudieron evitar el envite de los andaluces. Para regresar a lo que para el entrenador verdiblanco debe ser la seña de identidad de su equipo, Fabri trabajó ayer durante todo el entrenamiento un sistema ultradefensivo inédito hasta ahora, compuesto por cinco hombres: Francis, Goikoetxea, Yuste, Ruyman y Docal.
En ocasiones, el técnico del Racing ha empleado durante algún partido una zaga de cuatro integrantes con un hombre más adelantado, pero hasta ayer nunca había probado con cinco en línea. Volver a instaurar la sobriedad en la parte de atrás es uno de los objetivos que se fija para el partido ante el Castilla del domingo. Además, considera que esa debe ser la piedra de toque a partir de la que debe construir la estrategia para traerse los tres puntos del Alfredo Di Stéfano. «Suelen ser partidos abiertos con muchos goles. El míster va por ahí. Si dejas la portería a cero, los rivales suelen tener sus opciones», explicó ayer a este periódico David Rochela. Aunque lo de ayer sólo fue una prueba, tiene pinta de que hoy podía volver a trabajarlo en la sesión a puerta cerrada que tiene prevista en El Sardinero.
Además, en esta metamorfósis que ha sufrido la parte trasera del conjunto verdiblanco mucho ha tenido que ver la lesión de Carlos Bocanegra. Un condicionante que no niegan sus compañeros de posición. «Es un hombre que tiene mucha experiencia y aporta muchas cosas al grupo. Hay jugadores dentro de las plantillas que se hacen notar más que otros, y Bocanegra es uno de esos. Tiene doscientos partidos como internacional», explica Rochela. Para contrarrestar la falta de contundencia Fabri ha retrasado a Héctor Yuste que aunque no es su posición natural ayer fue el que enlazó la defensa con el centro del campo. A su vera, Ruyman, que aún no ha jugado en la Liga después de sus lesión, y Goikoetxea. Y para conseguir la movilidad y llegada necesaria para crear peligro al conjunto blanco, Francis y Docal en los laterales.
Los hombres que entrena Alberto Toril, se distinguen por ser un puñal en ataque y algo más endebles en defensa. Algo que corrobora Rochela. «Sabemos que el Castilla tiene mucho peligro. Son gente rápida y dinámica. Hay que tenerles bien maniatados, por eso queremos recuperar la consistencia defensiva».
«No es muy normal»
Fabri aún dispone de entrenamientos para seguir trabajando la manera en la que regresar al pasado. «Llevamos un partido de partidos malos, encajando muchos goles. No es muy normal para este equipo porque estábamos acostumbrados a todo lo contrario, a defender bien. Yo creo que apuntalando varias cosas se van a hacer bien», deseó el central gallego.
Sin embargo, ni él ni su compañero Dani Bautista tienen muchas opciones de jugar el domingo. Su actuación ante el Almería les podría pasar factura.

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 11:49 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario