Mi?rcoles, 30 de mayo de 2012

No consta que hayan aceptado los extranjeros

Ni Alí Syed, ni su primo Mirza Alí, ni el bahreiní Hussein Aldailmi ni el suizo Horst Weber han acudido a ninguna embajada o consulado español para aceptar el cargo de consejero del Racing para el fueron elegidos hace diez días. Y si lo han hecho, desde luego no le consta a la jueza de lo mercantil Mar Hernández a la que solo le han remitido, el viernes 25 de mayo, un certificado de una notaría de Torrelavega en la que se asegura que se ha elevado escritura de constitución del Consejo, con la firma únicamente de Ángel Lavín y de Manolo Saiz, y que la totalidad de sus miembros se han reunido por escrito (SIC) para aceptar los cargos.

El abogado que ejerce como administrador concursal del Racing, Alejandro Alvargonzález, tiene dudas que ese tipo de aceptación del cargo por parte de ciudadanos extranjeros sea legal, mientras que Francisco Escat, asesor jurídico del nuevo Consejo (es el abogado de Baker&Mckenzie que acompañó a Horst Weber en la junta), entiende que sí es suficiente.

Mar y Emilia. La decisión sobre quién tiene razón en su manera de interpretar la normativa mercantil al respecto de la aceptación de cargos depende ahora de dos mujeres: Mar Hernández, jueza de lo mercantil, y Emilia Tapia, registradora mercantil de Santander. Si alguna de las dos, en sus respectivos ámbitos de decisión, encuentran irregular la manera de aceptar los cargos de Alí, su primo y sus dos empleados, les darán unos días para subsanar el error. En caso contrario, se volvería a un escenario análogo al posterior a la junta de diciembre, que acabó con la suspensión judicial de las funciones del Consejo.

Independientemente de lo anterior, la jueza y los administradores están cada día más molestos por la demora de la famosa reunión con Alí de la que, se supone, dependen los nombramientos definitivos, especialmente el de consejero delegado de la entidad.
Acuerdo para devolver el 'Audi de Pernía


Si Francisco Pernía tenía alguna esperanza de volverse a poner al volante del famoso Audi S8 ("algún capricho me tenía que dar"), que se vaya olvidando. Sus amigos no van a volver a tiempo. La administración concursal ha llegado a un acuerdo con 'Volkswagen Finance', a quien aun se deben 67.738,69 euros, para depositar en la firma alemana el vehículo en tanto se resuelve el concurso de acreedores. Desde la dimisión de Pernía el coche está aparcado en el garage de un hotel. El acuerdo se firmará y hará efectivo la próxima semana.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 18:31 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario