Lunes, 16 de abril de 2012

El descenso podría llegar ante el Athletic

La tristeza, como ya sabe todo el mundo, va por barrios o, incluso, por ciudades. No ha ce falta recorrer un largo trecho para pasar de la euforia al desencanto. Y a la inversa. A menos de una hora por la A8 se llega a Bilbao, una ciudad que, hoy por hoy, representa futbolísticamente todo lo contrario a lo que vive la capital de Cantabria. Sin ir más lejos, San Mamés recibía ayer al Mallorca de Caparrós, con las calles engalanadas de rojiblanco. Daba gusto respirar por las calles vizcaínas ese otro aroma que aquí, en estos momentos, se antoja de ciencia ficción. El relato, en definitiva, de una hinchada en perfecta comunión con su equipo, y que vive momentos para la historia en torno a una plantilla joven y cargada de futuro. Pues bien, los pupilos de Marcelo Bielsa pueden ser los elegidos para certificar la semana que viene, de forma matemática, el descenso del Racing a Segunda División.

Y es que han sido muchas jornadas con el alma en vilo, esperando, agonizantes, una puntilla que no acababa de llegar y cuyos reflejos pueden adivinarse, por fin, en el horizonte de la próxima semana. Para que suceda lo peor tendrían que darse dos circunstancias: que Villarreal y Granada ganasen sus compromisos ante Real Sociedad y Getafe, respectivamente, y que el Racing cayera derrotado frente al Athletic. Ahí se acabaría todo. La diferencia entre los tres equipos engordaría hasta los trece puntos, con sólo doce por disputarse. Fin.

Rizando un poco más el rizo y para darle -por si fuera poco- aún más dramatismo al asunto, el Racing podría saber de antemano, si su choque ante los leones es o no definitivo. Tanto Villarreal como Granada juegan el próximo domingo a las 12.00 horas, mientras que los pupilos de Álvaro Cervera lo harán a las 16.00 horas. En total, 240 minutos de vértigo que pueden anunciar el temido punto de no retorno.

Sólo cuatro victorias

La del Racing ha sido hasta el momento, una temporada para cerrar bajo llave en el lugar más oscuro de la memoria. Los verdiblancos únicamente han cosechado cuatro victorias en Liga (la última, el 15 de enero en Pamplona, ante Osasuna), y no han logrado ninguna con Álvaro Cervera en el banquillo. Ocho partidos con el nuevo entrenador, con un balance de seis derrotas y dos empates. Malísimos números si aún se anhela un milagroso giro del destino, que mantenga vivos los ánimos en Santander.

Pocos aficionados lo esperan ya. Para sortear el descenso deberían darse una serie de condiciones más propias de trapecistas de circo que de jugadores de fútbol. El caso es que el Racing podría abandonar la máxima categoría el próximo domingo, en los Campos de Sport de El Sardinero y ante uno de los rivales más clásicos del club.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:08 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario