Domingo, 15 de abril de 2012

Nada que perder y una imagen que mejorar

La plantilla del Racing ya se encuentra en Villarreal para afrontar el más difícil todavía. Sin entrenador -ingresado en Valdecilla-, alojado en la última plaza de la Liga, con más de pie y medio en Segunda División y con una afición que está pasando de la resignación a señalar directamente a la «falta de compromiso» de algunos futbolistas. A diez de la salvación, a estas alturas parece difícil encontrar nada más que perder. Sólo queda mejorar la imagen y, si puede ser, traerse de Castellón un botín de tres puntos que -al menos- permita al racinguismo aferrarse a las tan aludidas matemáticas.

La misión no resultará nada sencilla teniendo en cuenta que el Racing no conoce la victoria en toda la segunda vuelta. Su último triunfo corresponde al 15 de enero, cuando se deshizo (0-2) del Osasuna a domicilio con dos tantos de Stuani de penalti. Además, los cántabros sólo han sumado un punto de 21 posibles desde que Álvaro Cervera tomó las riendas del equipo y, lo que es peor, los argumentos que -jornada a jornada- ofrecen los jugadores sobre el césped no invitan a confiar en una variación repentina de la actual dinámica.

Para tratar de modificar la tendencia, Fede Castaños se ha llevado un total de 19 efectivos -habrá un descarte- a Villarreal, todos los disponibles salvo los últimamente habituales Quique Rivero y Javi Martínez. Dos de los canteranos. Por lesión también se quedan en Santander el portero Toño, Picón y, como novedades, Arana y Kennedy. El andaluz sufre una tendinitis en el aductor menor de la pierna derecha y, el sueco, una sobrecarga en el bíceps femoral -también- de la pierna derecha. Tampoco estará Marcos Gullón. El madrileño y ex de los amarillos tiene una cláusula en su contrato que le impide jugar contra el submarino.

Además de la recuperación de Mario, que «está bien» y en principio volverá a defender la portería en detrimento de Sotres, la principal novedad en la lista es la entrada del argentino Lautaro Acosta, que -según Castaños- podría tener su oportunidad: «Es lógico que no aguante 90 minutos, pero es guerrero. Está con ilusión, con ganas y tiene carácter sobre el terreno de juego».

El submarino amarillo

Enfrente estará el nuevo Villarreal de Lotina. El club que marca la frontera con la permanencia, aunque ya sea casi inalcanzable tras su triunfo contra el Málaga y el varapalo santanderino ante el Mallorca. La peor noticia para los amarillos es la recaída de Rossi, que volvió a romperse el ligamento cruzado de la misma rodilla y volverá a estar seis meses KO. Los castellonenes también sufrieron la baja de Marco Ruben, con una contractura muscular que ha provocado la entrada en la convocatoria de Joselu.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 13:52 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario