Viernes, 23 de marzo de 2012

La tercera revolución fallida de Cervera

Álvaro Cervera sorprendió hasta los comentaristas más avispados con el once titular que saltó ayer al césped de El Sardinero. Algunas bajas obligadas por sanción y otras por lesión condicionaron la alineación del técnico. Pero lo que nadie sospechaba era que jugadores ya prácticamente olvidados como Osmar y, sobre todo, Edu Bedia tuvieran su momento. Cervera buscaba una revolución, la tercera en su cuenta particular, pero en lugar de gloria obtuvo, como en las dos anteriores, un nuevo fiasco.

A su llegada a Santander, Cervera anunció que uno de los pilares básicos para hacer palanca y salir de los puestos de abajo sería la cantera. Anoche, con el 'blandito' Sevilla, a los jóvenes les llegó su oportunidad.

Osmar jugó con el Racing su quinto partido desde que comenzó la temporada. Desterrado al olvido en la época Cúper, el santoñés compartió una defensa inédita, con Álvaro y Torrejón como 'jefes'. Era el primer encuentro de Torrejón desde la llegada de Cervera. El lebaniego, por su parte, al lateral por necesidades del guión. En la izquierda, Christian le ganó la partida a Cisma, quizás no recuperado del todo de su fisura costal.

Sea como fuere, en el resto de posiciones también hubo sorpresas. Mario jugó por obligación y se fue destrozado tras su error en el segundo tanto. Diop -como los ojos del Guadiana-, volvía a aparecer en un centro del campo, donde la mayor novedad, para sorpresa de todo el público presente, fue Edu Bedia. El domingo, ante el Betis, el senegalés de nuevo desaparecerá tras ver una rigurosa roja directa, a no ser que al Racing le den la razón en su recurso. Por su parte, a Bedia, nunca titular esta campaña, le tocó ocupar la banda izquierda. Sin embargo, durante gran parte del partido se dedicó a jugar más de libre y a correr por el terreno de juego en distintas posiciones. Su mayor aportación fue las jugadas a balón parado. Demasiado caro para un equipo en la situación del Racing, el tener un futbolista para sacar córners y faltas.

Pero la revolución de Cervera no terminó ahí. Aunque como en otras ocasiones el Racing renunció al balón, en esta ocasión, al menos, las líneas estuvieron más juntas y la defensa mucho más adelantada. Una declaración de intenciones. Dejar la responsabilidad al Sevilla e intentar sorprender a la contra, eran los objetivos. Sin embargo, los futbolistas más rápidos del equipo seguían 'disfrutando' del encuentro desde el banquillo. Cisma, Arana, Babacar, Kennedy, Jairo y Javi Martínez.

Para entonces, los verdiblancos ya perdían 0-1 y las esperanzas de poder remontar se iban disipando, sobre todo en la grada, casi resignada y ya acostumbrada a malas noches como la de ayer. Pero aún hubo de marcar el segundo el Sevilla, en el inicio de la segunda mitad, para que Cervera decidiera hacer cambios. Más peones de obra para su particular revolución. Así, saltaron al césped Javi Martínez y Babacar que enviaron al banco a Adrián y Stuani. Dos puntas natos para intentar arreglar el descosido. Luego, se les unió Jairo en un intento de aportar desde la banda velocidad, desparpajo y juventud. La misma que tuvo para recortar a los periodistas, posteriormente, en la zona mixta.

Por desgracia, el público ya había decidido cambiar el espectáculo futbolístico por una orquesta de viento: la filarmónica de El Sardinero. Javi Martínez, muy peleón, y Babacar, sin fortuna en algún remate, lo intentaron. Alguien deberá explicar algún día, ante la difícil situación económica en la que se encuentra la entidad, el por qué se malgastaron 350.000 euros en el mercado invernal.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 17:27 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario