Mi?rcoles, 07 de marzo de 2012

Francisco Pernía reaparece en la Junta Directiva de la Federación Española de Fútbol

A más de un aficionado verdiblanco se le atragantó la comida ayer cuando en los informativos de televisión vieron a Francisco Pernía, expresidente del Racing, en unas imágenes que recogían la reunión de la Junta Directiva de la Real Federación Española de Fútbol, que se reunió en Madrid para designar el estadio Vicente Calderón como sede de la próxima final de la Copa del Rey. Sin embargo, desde el Racing estaban al corriente. Pernía acudió en su condición de vocal de la Junta. Un cargo designado a dedo por el presidente Villar y que no está relacionado con su condición de expresidente.

«Pernía ha vuelto», corría por los foros racinguistas. Pronto saltó la alarma entre los aficionados. Para ellos, el expresidente, es uno de los culpables de la actual situación del equipo. Nadie se lo creía. Nadie daba crédito. Pero en el club no se pusieron nerviosos. «Nada más llegar al cargo enviamos un escrito a todas las instituciones oficiales indicándoles que la representación del club ya no la tenía el anterior presidente, sino yo», explicó a este periódico Antonio Corino, director general de club. Es más, Corino estaba al tanto de la reunión y, por eso, «no me cogió por sorpresa».

Lo que sí quisieron dejar claro desde la entidad verdiblanca es que Pernía «no acudió en representación del Racing. Lo hizo a título personal». Y es que el de Cóbreces es uno de los 48 vocales que tiene la Junta que preside Ángel María Villar.

Según recogen los estatutos de la Federación Española en su capítulo tercero, sección primera, relativo a la Junta Directiva -concretamente en el segundo punto del artículo 35-, el órgano «estará compuesto por el número de miembros que determine su presidente, todos ellos designados por éste, a quién también corresponde su remoción». Así que es Villar, a dedo, el que elige quien le acompaña en el órgano, que por contra, sí tiene poder decisión. Además, es el presidente el único que puede cesar del cargo a los miembros.

Echando un vistazo a los Estatutos se observa como la Junta Directiva «es el órgano complementario de los de gobierno y representación, que asiste al presidente, y a quien corresponden la gestión de la Federación». Su misión, entre otras, es controlar el desarrollo de las competiciones nacionales e internacionales, designar -a propuesta del presidente- del Seleccionador Nacional, conceder honores y recompensas.

Sin embargo, lo que sí resulta, cuando menos chocante, es que Pernía siga ostentando el cargo a pesar de no tener ya ningún tipo de relación ni cargo en el conjunto verdiblanco. Su presencia ayer en la reunión se produjo a título personal, aunque su voto contó como el del resto de sus colegas que designaron que fuera el Vicente Calderón el lugar donde el Athletic y el Barcelona se enfrenten el 25 de mayo en la final de la Copa del Rey. Un encuentro en el que Pernía estará invitado en su calidad de vocal de la Junta.

¿Incompatibilidad?

A la reunión acudieron, entre otros, varios presidentes de clubes de fútbol de Primera y Segunda como Augusto César Lendoiro (Deportivo), Enrique Cerezo (Atlético de Madrid)... además del secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal y presidente de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán.

Pernía lo hizo en representación de sí mismo, aunque en los Estatutos de la Federación también se recogen algunas incompatibilidades que podría estar incumpliendo el expresidente verdiblanco. Así, en el mismo artículo 35, en su punto octavo, se dice que «los miembros de la Junta Directiva no podrán desempeñar cargo alguno en otra Federación deportiva española». En este sentido, Pernía, gran amante del automovilismo, es actualmente uno de los tres vicepresidentes de la Federación Cántabra de Automovilismo que preside Martín Güemes. De esta manera, los dos cargos podrían chocar si se atiende al régimen de incompatibilidades.

Pero mientras Villar no diga lo contrario, Pernía podrá seguir acudiendo a las reuniones de la Junta que, generalmente, se suelen producir una vez al mes o cuando lo decide el presidente. Los acuerdos se suelen adoptar a mayoría, aunque ayer la elección de la sede de la final de Copa fue a mano alzada. Ganó el Vicente Calderón frente a la Cartuja de Sevilla por 22 votos a 14. ¿Por qué emplazamiento habrá votado el expresidente del Racing?

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario