Domingo, 12 de febrero de 2012

Babacar aporta esperanza

Había ganas en las gradas de los Campos de Sport de El Sardinero de contemplar las evoluciones de los dos recientes fichajes en el mercado invernal. Marcos Gullón fue titular. Se limitó a estar bien colocado tácticamente, pero apenas 'olió' el balón. Babacar, por su parte, que salió de suplente, dejó algún destello de la calidad -que el cuerpo técnico asegura- tiene. La grada le convirtió en su protegido y le ovacionó en un par de buenos gestos técnicos.

«No queremos que sea un delantero 'boya'», explicaba el viernes en la rueda de prensa Juanjo González. El técnico asturiano ha intentado durante toda la semana explicar al delantero senegalés que los movimientos en este equipo, y en la Liga española, son diferentes a los que realizaba en Italia. Eso sí, como no habla castellano, ayer antes de que saltase al terreno de juego, se lo explicaron gráficamente -como se puede ver en la fotografía-. En el país transalpino estaba acostumbrado a convertirse en la única referencia arriba, a recibir de espaldas y a aguantar al rival hasta las llegada de sus compañeros. Pero en el Racing, eso lo tiene prohibido.

Aunque saltó en el minuto 38 del partido, demostró -a pesar de la barrera idiomática- que había captado el mensaje. Tras una fuerte ovación se desenvolvió perfectamente con sus nuevos compañeros, estuvo muy activo y ayudó en la presión del rival y bajando a recibir al centro del campo. Dos recortes suyos, otra ovación. La afición le convirtió en otro de sus ídolos, con permiso de Toño. A pesar de su altura, Babacar demostró tener gran soltura con los pies y colgó el balón que peinó Jairo y que acabó en las botas de Munitis, que vio la amarilla, según Estrada Fernández, por simular una caída dentro del área. Tras el encuentro, el ariete se mostró contento por su debut, agradeció el cariño del público, aunque se mostró reivindicativo: «Me hubiera gustado haber jugado más minutos». El sábado, en el Bernabéu tendrá su oportunidad al haber visto Stuani la quinta cartulina amarilla.

Partido correcto

Por su parte, Gullón que jugó los noventa minutos, estuvo correcto. Sin más. Bien colocado tácticamente no tocó ningún balón y en fases del encuentro estuvo a expensas de Diop. Desde un primer momento se ofreció a sus compañeros e intentó la difícil tarea de encontrar el ritmo en su primer encuentro con su nuevo equipo.

Su marcado perfil defensivo lo utilizó Juanjo para dejarle como último defensor en los córners que sacó el conjunto verdiblanco. Como reconoció el entrenador, Gullón todavía «tiene que soltarse», aunque sería demasiado prematuro juzgarle por un sólo partido.

Aún queda tiempo para amortizar los 450.000 euros (350.000 del senegalés y 100.000 del madrileño) que le van a costar al club las dos incorporaciones.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 0:53 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario