S?bado, 11 de febrero de 2012

Los gestores del Racing tienen 'buenas vibraciones' tras hablar con el Gobierno

El Gobierno regional está dispuesto a colaborar con el Racing siempre y cuando no le cueste ni un solo euro. Eso fue lo que dijo ayer públicamente el presidente Ignacio Diego y lo mismo que les trasladaron los representantes de Cantur al administrador concursal Santiago Ruiz Asenjo y al director general Antonio Corino en la reunión que ambas partes mantuvieron el jueves. Desde el Racing aseguran tener «buenas vibraciones» tras la primera toma de contacto.

El desayuno informativo convocado con los medios de comunicación no fue más que una llamada de atención de los actuales gestores a las distintas piezas que pueden ayudar a solucionar la situación institucional y económica que pone en riesgo la continuidad del club. La más importante, la del Gobierno. Por esa razón, se entrevistaron esa misma tarde con representantes de Cantur, la empresa que mantiene el litigio con Alí Syed por los impagos.

Tras estar reunidos durante varias horas, el director general y los administradores del Racing abandonaron la charla «con buenas vibraciones». En el encuentro, Corino y Ruiz Asenjo trasladaron a sus interlocutores las necesidades que desde el club cántabro tenían para que el futuro de la entidad se pudiese articular sin la presencia de Alí. Por esta razón, cotejaron con los abogados del Ejecutivo las formas jurídicas que habilitarían al Gobierno a la petición de las medidas cautelares necesarias para que la jueza pudiera designar a un administrador judicial.

El asunto, de momento, está en fase de estudio, aunque desde la entidad que preside Ignacio Diego ya han valorado la petición. «Estamos en disposición de aportar colaboración y presencia, pero imposibilitados para contribuir con recursos económicos», aseguró Diego ayer en Torrelavega. Otra cosa habría sido, según él, si la petición hubiese llegado en otros momentos, «de recursos sobrados. Así, el Ejecutivo podría haber colaborado de forma más activa».

Con este panorama, los gestores del Racing son optimistas. De momento, no han denotado rechazo por parte de la institución regional aunque sí les gustaría que las tomas de decisiones se produjesen de forma más rápida. Mientras que en el club se mueven por la banda con la velocidad de un cohete, desde el Gobierno las decisiones se toman de forma lenta y pausada. El problema radica en que los letrados aún no tienen nada claro cómo formular la solicitud de las intervención judicial de las acciones. Lo que sí les han recomendado desde el Racing es que lo hagan a través del juzgado número 1 de Santander, donde María del Mar Hernández conoce la causa a la perfección y, además, es sensible al problema del club casi centenario.

De momento, no se ha establecido una nueva fecha para verse las caras, pero desde el club cántabro confían en que una vez que estudien el caso, les remitan su decisión lo antes posible.

Alarma en el vestuario

Mientras todo esto sucedía, en el vestuario estaba cundiendo el pánico. Aunque no estuvieron presentes en el desayuno informativo, a los futbolistas sí les llegó el mensaje catastrofista que, en algunas fases de la charla, salió de la boca de los gestores. «Desaparición», «liquidación», «descenso a Segunda División B»... fueron algunas de las palabras empleadas.

Por esta razón, y ante el riesgo de que las mentes de los futbolistas se distrajeran, el técnico Juanjo González sugirió a Antonio Corino que, para evitar que el mal ambiente se apoderara del vestuario un día antes del partido ante el Atlético, se entrevistara con ellos y les explicara todo.

Así que ayer, antes de que comenzara la sesión que estaba prevista a las 10.30 horas, Antonio Corino y Santiago Ruiz Asenjo acudieron a las instalaciones de La Albericia para hablar con los futbolistas. «Hemos charlado con ellos y les hemos tranquilizado», explicó a este periódico el director general. Por espacio de media hora, los dos representantes del club saciaron las necesidades informativas de los jugadores y les recomendaron que la mejor manera de abstraerse de los problemas era «ganar al Atlético».

Por su parte, la plantilla, según han comentado a este medio fuentes autorizadas del vestuario, quedó satisfecha con las explicaciones recibidas. Después de la convulsa temporada pasada, los jugadores ya se han acostumbrado a trabajar con el runrún extradeportivo detrás de sus orejas. Como siempre han hecho, hoy, cuando salten al césped de El Sardinero para medirse al Atlético de Madrid, dejarán estos problemas a un lado e intentarán buscar los tres puntos. Al margen del Racing, la problemática entre la AFE y la Liga de Fútbol Profesional para la firma del convenio colectivo es otro de los asuntos que les preocupa.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 12:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario