Domingo, 05 de febrero de 2012

El choque de los incombustibles

Van camino de los 37 años pero siguen siendo piezas fundamentales en los esquemas de sus respectivos equipos. Pedro Munitis y Sergio Ballesteros, capitanes de Racing y Levante, escenificaron el valor de la experiencia en los prolegómenos del encuentro de ayer en el Ciudad de Valencia. Los dos emblemas que se saludaban amistosamente en el sorteo de campos suman 778 partidos y cerca de 60.000 minutos en la máxima categoría del fútbol español. Casi nada. Y no eran los únicos con fútbol de sobra en la mochila. Javi Venta, Farinós, Juanfran... Faltó Colsa, que lo vio desde el banquillo. Llevan toda la vida en el álbum de cromos de la Liga.

Los capitanes siguen contando para los entrenadores de sus respectivos equipos. Comenzando por el que es un verano más longevo. Durante el arranque del encuentro, Munitis vivió uno de sus momentos más dulces en una temporada difícil. De hecho, el del Barrio Pesquero protagonizó una de las jugadas de mayor peligro del cuadro cántabro antes del 'mazazo' de Koné. Se lo guisa, se lo come, abre a banda y se atreve incluso a rematar el centro de Arana. Por poco.

En el bando contrario, Ballesteros se encontró de nuevo muy cómodo en su papel de mariscal. El 'káiser' de la zaga granota demostró que es 'perro viejo' en esto del fútbol. Sabe esconder sus defectos y sus virtudes se multiplican a la vez que desesperan a sus rivales. Por eso es un fijo para Juan Ignacio Martínez. Indiscutible en la retaguardia. Sólo por detrás del arquero uruguayo Munúa en el ránking levantinista de minutos jugados en esta campaña.

A Ballesteros no le engañas fácilmente. Ballesteros corre. Y corre mucho (aunque no lo parezca al verle). Defiende, remata, esprinta -de nuevo-, y hasta recupera el balón perdido en un despeje que él mismo provoca. Sabe estorbar y conoce perfectamente hasta qué punto puede entorpecer al rival dentro del área sin ser castigado. Que se lo pregunten a Adrián. O a Jairo, con el que protagonizó unas cuantas disputas cuanto menos curiosas. Júnior 'versus' veterano.

Pero Munitis y Ballesteros no fueron los únicos 'clásicos' sobre el césped del Ciudad de Valencia. Sobre todo en lo que al Levante se refiere. Del Horno 31, Rubén Suárez 32, Farinós 33, Munúa 34, Juanfran 35, ¡Javi Venta también 36 años!... Y ahí siguen. De momento, en Europa. Ha sido la gran apuesta -y arriesgada- de un Levante que no miró el DNI para fichar con poco dinero.

El encuentro dejó otras anécdotas que aluden a la memoria histórica. Y es que hasta siete jugadores han militado en Primera en los dos equipos que se enfrentaron en Valencia: Cebrián, Geijo, Pedro López, Pinillos, Salva, Serrano y Stuani. Sólo uno de ellos saltó ayer al campo. El último de los citados. Su aportación fue -más bien- escasa aunque, caso de haber anotado algún gol, no lo hubiese celebrado: «Si marco no lo festejaré por respeto a mis excompañeros y al cariño que tengo a la gente del Levante», comentó en una reciente entrevista en Superdeporte.

Por lo demás, -y además de no contemplar el debut de Gullón- los aficionados cántabros se quedaron con ganas de ver a Óscar Serrano enfrentarse a 'su' Racing. Al equipo en el que 'El Cohete' pasó las últimas siete temporadas. Será en otra ocasión, aunque el de Blanes ya dejó claro que no tenía la intención de reivindicarse ante los verdiblancos: «Soy un profesional y no tengo que demostrar nada a nadie». Seguro que se murió de ganas...

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 12:38 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario