S?bado, 04 de febrero de 2012

Las complicaciones de la cesión del senegalés

Babacar no viajó hasta Valencia con el resto del equipo «por una mezcla de muchas cosas», admitió Juanjo González en rueda de prensa. Una de ellas, como también anunció el técnico asturiano, era que a esa hora aún el 'transfer' no había llegado al fax de El Sardinero, ya que lo hizo por la tarde. Mas suerte corrió Marcos Gullón, ya que el suyo apareció diez minutos antes de que Juanjo atendiera a todos los periodistas presentes en El Sardinero.

La llegada de Babacar al club cántabro no ha sido un camino de rosas para la entidad. Aunque el martes -día del cierre de fichajes-, en el Racing habían cerrado todos los papeles para contar con su cesión, problemas con los representantes del futbolista a punto estuvieron de dar al traste con la operación. Según ha podido saber este periódico, el Granada se metió por el medio, ya que estaba dispuesto a pagar una cantidad determinada su cesión.

Sin embargo, en el Racing no estaban por la labor de gastarse ni un sólo euro más de lo que debería percibir el futbolista como sueldo y otros complementos en base a su rendimiento. La mala relación entre Fiorentina y Udinese (que mantiene un estrecho contacto con los andaluces), hizo que desde Italia se negasen a que Babacar acabase jugando en el club granadino.

Por esta razón, su cesión al Racing se produjo prácticamente sobre la bocina. Unos minutos antes de las doce de la noche aparecieron en el fax de El Sardinero los documentos con el visto bueno del jugador y de la 'Fiore'. Sin embargo, el permiso federativo internacional, aún no había llegado antes de que la expidición verdiblanca pusiera rumbo a Valencia.

Sin embargo, Juanjo explicó que el motivo de que Babacar no fuera incluido en la lista no fue sólo por ese problema. «No ha entrenado nada con nosotros y arrastra unas molestias como las de Álvaro, Acosta o Colsa», aseguró el entrenador.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 10:52 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario