Domingo, 15 de enero de 2012

El Sardinero está en Pamplona

Dos goles de penalti de Stuani, uno en cada parte, han supuesto la primera derrota de Osasuna en casa en Liga esta temporada. El equipo cántabro, que ha enderezado su rumbo con el triunvirato de su banquillo, acumula cinco victorias en sus últimas seis visitas a Pamplona.

Los de Mendilibar estuvieron desconocidos y apenas dieron sensación de peligro en la meta de Toño. Sólo en los primeros quince minutos de encuentro y en la recta final, ya con 0-2, los rojillos se parecieron a sí mismos.

El inicio, en cambio, fue una premonición. A los 30 segundos, un despiste de Sergio en una cesión a Andrés casi supone el primer susto de la tarde de Stuani, omnipresente y luchador hoy. Andrés pudo tapar con el guante el remate. Luego, Osasuna tiró de varios centros laterales que cruzaron el área para crear inquietud.

Dos goles con muy poco
Con la pérdida de gas de Osasuna, su rival se consolidó. Colsa y Diop aportan la solidez que le ha faltado al Racing en la primera vuelta de la temporada. Con ellos el equipo creció aunque le sigue faltando calidad arriba. No lo merecía ninguno y no podía llegar el gol de otro modo, sino de unas manos de Damiá que transformó Stuani, a pesar de acertar Andrés el destino del balón.

Animó a su equipo la entrada de Cejudo, necesario para aportar desborde a este equipo, pero pronto su presencia fue una ilusión. Con nada, el Racing encontró otro penalti, esta vez más claro, y Stuani tampoco falló.

El apretón final de Osasuna, ya con Raúl García en el campo, sólo sirvió para abrillantar un poco el orgullo. Nunca el Racing con tan poco encontró tanto, gracias, sobre todo, a un rival hoy no reconocible.

Fuente: Marca 


Publicado por Castro2 @ 18:55 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario