Mi?rcoles, 04 de enero de 2012

El Racing, de miranda

Quincoces de Yuso, un diminuto pueblo del norte de Burgos, guarda una joya en su banco. Pero no dentro de la caja fuerte, no, la joya está al frente del mostrador desde las ocho de la mañana de la sucursal de Caja Círculo en el centro del pueblo. La joya se llama Pablo Infante, tiene 31 años y es un bancario que, en sus ratos libres, juega al fútbol. Y juega muy bien, De maravilla. Eliminó al Villarreal y humilló al Racing. Clase, pausa, desborde, gol..., ¿Qué hace en 2ªB? Visto lo de anoche (y lo de El Madrigal) no hay que seguir buscando mucho para encontrar un delantero barato que mejore las prestaciones de los atacantes verdiblancos. Pero tiene que haber truco. Seguro. ¿Juega así y, con casi 32 tacos, lleva ocho años en Tercera y dos en Segunda B? Algo no cuadra.

Su portentosa exhibición, el criterio que su entrenador, Pouso, impone a un equipo que no dio un pelotazo en toda la noche, y dos grandes paradas de su portero, que desbarató sendos arreones visitantes, resumen el partido. El Racing, nada. O menos.

Justicia. El marcador final, que deja la eliminatoria muy asequible para los mirandeses, refleja la diferencia de fútbol que anoche hubo en Anduva entre un equipo de primera y otro que juega en Primera. El Racing, sin embargo, sin merecerlo, tuvo tres ocasiones muy claras para haberse metido en la eliminatoria. Sobre todo una de Stuani, solo ante el portero, en el 45'. Falló y la siguiente jugada fue la enésima delicatessen del tal Pablo, que regaló a Martins el 2-0.

Salvo la sensacional actuación de los aficionados racinguistas y el ánimo irreductible con el que salió Ariel del banquillo, todo lo demás fue para olvidar. Desde el hundimiento de Picón (como el de Barrio en Vallecas) al fracaso de la prueba con Jairo, pasando por al inoperancia de jugadores consagrados como Munitis, Serrano, Tziolis o Torrejón. Y la lesión de Diop que, con esguince, es duda para el sábado.
El detalle. Stuani pudo cambiarlo todo

El delantero uruguayo pudo hacer en Miranda lo que ya hizo en Vallecas, disfrazar con sus goles un pésimo partido. No pudo. A trompicones, se quedó solo ante Murcia para el empate y cruzó demasido. Era fácil, pero falló.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 18:39 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario