Mi?rcoles, 14 de diciembre de 2011

Bienvenido Mr. Kennedy

El Racing del triunvirato derrocha fe. Ante el Rayo superó el más difícil todavía. Si este equipo no ha muerto ya, con tanto lío y tantas deudas, igual es que no lo hará jamás. Con siete canteranos y repleto de suplentes, debido a que había jugado sólo un rato antes en Bilbao, remontó un partido que tenía perdido por la falta de físico de los meritorios y por la mayor calidad de su rival en ataque. Dos centros de un revulsivo de oro, Kennedy (no jugaba por lesión desde el 21 de agosto) fueron cruciales para explotar, por fin, las mejores cualidades que tiene el ataque cántabro: el remate. Stuani primero y Ariel después deprimieron al equipo de Sandoval, que no sólo cayó en esta ida sino que, además, encadena cinco derrotas consecutivas.

El Racing se había adelantado con un cabezazo de Stuani al empezar en una de esas acciones que se deben patentar: robo, apertura, centro y remate. Pero su once y su fútbol no le dieron para aguantar el partido. Entre los suplentes a examen hubo de todo. Alguno como Tziolis y Bedia aprovecharon la ocasión para reivindicarse, aunque caminaron demasiado. Algo que hizo retroceder al equipo y abortar sus llegadas. Osmar estuvo más ágil que de costumbre. Y aun así, en el tanto de Míchel volvió a faltarle contundencia. Barrio aireó que la casta sigue cultivándose en La Albericia. Acosta mostró de nuevo cualidades que en este equipo no sobran y son clave. Quizás, lo único negativo por todo lo que se espera de él fue Luque. Jamás tuvo presencia arriba y eso que probó tres posiciones distintas.

Dos remontadas. El Rayo, sustentado por la pausa de Javi Fuego y por la calidad de Lass, se sobrepuso al tanto inicial y manejó a su antojo mucho tiempo. Juega mejor de lo que su estatus indica. Su insistencia, y la descoordinación defensiva local, le permitió igualar con un churro de Míchel en la típica falta lateral que nadie remata y todos observan. La hora del empate, a un minuto del descanso, deprimió al Racing. Pero no lo mató. Ahí empezó su enésima resurrección. La Copa es para héroes.

El Rayo apretó al sentirse seguro rodeado de más titulares. La próxima jornada libra. Y no sólo olvidó el consejo copero de dosificarse. Para colmo, dio entrada a Michu, un lujo en un modesto. Tanto que sólo se dio un rato para reconocer el césped y al adversario. El segundo balón que tocó, lo metió. Y el tercero, casi. Sin embargo, el Racing se aferró a Kennedy. Él guió al equipo a la remontada y marcó el camino a seguir. El futuro ya no da miedo.
El detalle. Bonito tributo a Pedro Munitis

Munitis fue aclamado al ser el jugador del Racing que más partidos lleva en Primera (286). Recibió una estela, lució un brazalete ante los capitanes de la base y le regalaron una camiseta. Alberto Pico estuvo con él y el hijo del '10' hizo el saque.
El crack


Stuani

Dos cabezazos, dos goles. Por fin se saca jugo a su remate. Ya es el '9' que se esperaba.


¡Vaya día!


Luque

Era su día y decepcionó. Sólo tocó un balón con peligro y estuvo blando en defensa.


El dandy


Kennedy

Saltó del banquillo tras su lesión y dio dos asistencias. Le falta físico; le sobra calidad.


El duro


Arribas

Hizo una entrada muy fea a Stuani al final que le pudo hacer daño. Vio la amarilla.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 19:07 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario