Lunes, 12 de diciembre de 2011

La Copa casi siempre sienta bien

La convocatoria del Racing para el partido ante el Rayo Vallecano ha suscitado la duda sobre si el Racing no se toma en serio la Copa del Rey. La inclusión de seis jugadores del filial y la sola presencia de dos jugadores de los que teóricamente son titulares, Serrano y Torrejón, ha levantado la suspicacia. La Copa del Rey siempre trajo alegrías a la afición, al menos en las últimas temporadas. Las dos semifinales históricas conseguidas en las temporadas 2007-2008 y 2009-2010 han sido dos de los momentos más grandes que ha vivido la modesta historia del club santanderino. La primera, recordada por el morbo vivido en aquell eliminatoria, con Marcelino en el banquillo, ante el Getafe. Aquel gol marcado or Casquero cuando Garay se encontraba tendido en el terreno de juego se recordará siempre. Los azulones habían ganado por 3 a 1 en Madrid y en la vuelta, el Racing sólo pudo empatar a un gol, pero el pase a la final se pudo saborear. La otra semifinal se consiguió con Miguel Ángel Portugal como técnico y aquella vez el verdugo fue el Atlético de Madrid. El duelo con los colchoneros estuvo deslucido por la goleada encajada (4-0) en el Vicente Calderón. Aún así, el éxodo masivo de aficionados a Madrid acompañando al equipo fue notorio, tanto ante los de Laudrup, por aquel entonces, como ante los de Quique Sánchez Flores.

No sólo las dos semifinales tarjeron alegrías. Pese a perder en cuartos de final, la campaña 2006-2007, la primera época de Portugal en el banquillo acabó con el Racing eliminado en cuartos de final a penaltis con el Deportivo. cayó de forma diga. En la campaña 2008-2009, Juan Ramón López Muñiz perdió en cuartos de final ante el Valencia en una eliminatoria marcada por la mala suerte ya que mereció mejor suerte. La temporada pasada es, sin duda alguna, el lunar negro en la trayectoria de los últimos años. El Racing cayó en la primera eliminatoria, dieciseisavos de final, ante el Córdoba. El conjunto andaluz, entrenado por Lucas Alcaraz, superó a un Racing que perdió en El Arcángel por 2 a 0 y y que no pudo hacer nada en el partido de vuelta en El Sardinero, pese a ganar por 3 a 1.

Siempre que llega esta competición paralela se suscita el mismo debate. La convocatoria de jugadores no habituales levanta la duda. Los entrenadores aprovechan este tipo de partidos para poder dar minutos a los que no suelen jugar el Liga. También los destinan a que poco a poco vayan entrando los futbolistas del filial así como los que han permanecido lesionados. Los técnicos del Racing en las últimas temporadas han tratado de combinar a los futbolistas habituales y a los que no lo son tanto. Al menos, la tendencia ha sido así en las primera eliminatorias. El debate está abierto, ya que la profundidad de banquillo que tiene el Racing de este año no permite muchas alternativas. Además, la delicada situación en la Liga actua en contra, para un grupo de la afición y a favor, para otro. Hay quién ve la Copa como la única alegría que puede tener el club y hay quien la ve como un problema añadido si se pretende seguir vivo en la competición.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:54 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario