Lunes, 12 de diciembre de 2011

Un punto como bálsamo para recuperar el ánimo

Seguramente a los puntos mereció ganar el Athletic. Seguramente en la mayoría de los partidos, si después de aguantar hasta el minuto ochenta te marcan, te vas a casa de vacío. Pero nada de eso pasó ayer. Un partido muy serio y ordenado del Racing tuvo el premio de un gol en el descuento y, como consecuencia, el de un punto de mucho valor, aunque de momento no nos sirva para salir del temido descenso.

Si el orden defensivo fue notable, nuestra peligrosidad estuvo bajo mínimos. Menos mal que en las acciones a balón parado los Bernardo, Torrejón y, por supuesto, Álvaro -que además marcó el gol que vale un punto vital- se convirtieron en estiletes.

Sólo una llegada de Diop, otra de Adrián, un tiro de Arana y, lo demás, remates de las 'torres' a balón parado. El Athletic sigue teniendo complicaciones para ganar en su 'catedral' particular y, el Racing, por su parte, sigue siendo un rival incomodo de ganar.

De momento, cuatro puntos de seis posibles desde el cambio de 'míster' por 'místeres'. Desde la llegada del famoso triunvirato. Sin duda, se trata de una noticia ilusionante que debemos de consolidar el próximo domingo ante la Real Sociedad, el otro equipo vasco precisamente.

Chus Abad: "Premio al esfuerzo"

El resultado cosechado ante el Athletic en la jornada de ayer puede considerarse todo un éxito por la suma de otro punto más. Pero el planteamiento defensivo del equipo supuso la entrega del campo y, sobre todo, del balón al rival. Únicamente con el gol en contra fue cuando un equipo, con más corazón que juego, optó por buscar la portería contraria.

La apuesta por Arana y Adrián González como bazas ofensivas no supuso mejorar las llegadas a la meta rival, debido al gran desgaste en labores defensivas y al repliegue en nuestro propio campo.

El Athletic de Bilbao llegó, más por el retraso de nuestras líneas y por la demora en los cambios -por parte de Juanjo González-, que por la peligrosidad de sus entradas por banda.

El postrero gol de Álvaro premia la labor defensiva del equipo, aunque la asignatura pendiente es otra. Y es que se debe crear más peligro en ataque.

Javi López: "La suerte también cuenta"

El Racing de Santander tiene mucho que agradecer el haberse topado ayer con el Ahtletic moderno, que tiene más toque que el anterior que teníamos todos en la mente. Los de Bielsa juegan más el balón y no tienen tanta facilidad para llegar al área y eso benefició bastante a los verdiblancos, ya que -simplemente- con estar bien colocados y ordenados en defensa consiguieron que pasaran los minutos sin que los jugadores rojiblancos les creasen peligro.

Después, ocurrió lo que suele suceder en este tipo de encuentros: un equipo buscaba la victoria (el Athletic de Bilbao) y el otro no perder (el Racing). Pero como la suerte también existe en el mundo del fútbol, los de Juanjo González se llevaron un punto que supone una gran inyección anímica para los jugadores. Si se analiza un poco más detenidamente el juego resaltaría que, sin ninguna duda, fueron los seis que trabajaron en la faceta defensiva -o mejor dicho los siete, contando a Toño- los que mejor lo hicieron. Más que nada porque los de banda y los de ataque estuvieron totalmente desaparecidos en combate.

En mi opinión, salir al terreno de juego sin delanteros es jugar a empatar. Una estrategia muy conservadora. Ahora hay que pensar en el encuentro del próximo domingo ante la Real Sociedad. Será fundamental para poder marcharnos tranquilos de vacaciones. Es decir, fuera de los puestos de descenso.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 17:52 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario