Mi?rcoles, 07 de diciembre de 2011

'El Racing abrió contra el Villarreal una puerta que antes tenía cerrada'

Cree que el Racing «abrió contra el Villarreal una puerta que antes tenía cerrada» y que por ella se entra «a la esperanza». Que el equipo irá «de batalla en batalla» de aquí a final de temporada y que si cae en una «se levantará». Que los jugadores «están vivos», que han recuperado «su estima» y que quieren «sacar esto adelante». Y que él, y Castaños, y Pinillos, son «una solución transitoria», aunque «será el consejo de administración» el que decida por cuanto tiempo. Cauto, pero optimista, el portavoz del triunvirato que dirige al Racing prepara ya la 'batalla de San Mamés'.

Como los demás, Juan José González descansaba ayer con su familia esperando el regreso al trabajo. Y como los demás, lo hacía pensando en el Athletic sin dejar de pensar en el Villarreal.

«De ese partido sólo pueden extraerse lecturas positivas», afirma. «Conseguimos tres puntos importantísimos, rompimos una adversa racha de resultados y, además, recuperamos la autoestima de los jugadores y de todo el racinguismo», añade el técnico, que entiende que «se abrió una puerta a la esperanza que antes estaba cerrada».

Ello, «sin tiempo de reacción». La marcha de Héctor Cúper se produjo un martes, ellos tomaron el relevo un miércoles y el Racing jugó un sábado: «Fue todo muy rápido», recuerda Juanjo González. «No tuvimos apenas margen de maniobra. Lo justo para preparar el partido con lo que teníamos». Que era, admite, una plantilla muy desmoralizada por la deriva institucional y deportiva por la que estaba (y estáGi?o atravesando el club.

«En nuestro primer encuentro con los jugadores -el miércoles- sólo encontramos caras muy serias. Se sentían culpables de la situación. Y es lógico», dice el técnico gijonés. «Pero su predisposición a escucharnos y a trabajar para sacar esto adelante fue extraordinaria. Todos querían estar, todos querían participar y todos querían implicarse», remarca el entrenador.

Evadirse del entorno

Consciente del daño que están causando a la plantilla los constantes sucesos extradeportivos -a los que ningún futbolista resulta ajeno- el triunvirato que manda González se ha propuesto aislar a los jugadores de tan desagradable entorno y concentrar su interés únicamente en «los partidos de los domingos», cuyos resultados marcarán el devenir de la institución.

«Vamos a olvidarnos de las cosas extradeportivas y a centrarnos en el día a día, en ganar este domingo», sugiere el técnico, que da ejemplo pasando muy por encima de todo cuanto se le pregunta y no tiene que ver con el próximo partido frente al Athletic.

Juanjo, que entiende la decisión de Cúper -«si le hubieras oído explicarse, entenderías su decisión», dice el técnico sin extenderse más- tampoco profundiza sobre su transitoria situación en el banquillo. «Eso es algo que deberá decidir el consejo de administración del club». Ni sobre la búsqueda de un relevo, que, en teoría, también corresponde al triunvirato. «Hablamos, sí. Aunque ahora lo más importante es ayudar a los jugadores a sacar adelante un año tan difícil como este». Ni sobre las urgencias del equipo. «Lo más importante es que los jugadores debían saber que tenían una versión mejor de la que mostraban y ya lo saben».

Y que, a la vuelta de la esquina, «hay otro partido importantísimo. Porque no hay que olvidar que este equipo irá de batalla en batalla hasta que acabe el año».

Convencido de que «es posible», Juanjo González acudirá a la de San Mamés al frente de un escuadrón que «está vivo», remarca, y «dispuesto a demostrar que la victoria ante el Villarreal no fue un espejismo sino el lógico producto del esfuerzo de un grupo unido que está dispuesto a pelear, a trabajar, a sufrir si hace falta, para superar este año tan delicado».

 Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 1:00 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario