Martes, 29 de noviembre de 2011

El presidente intenta cerrar un trato en Brasil

El presidente del racing, Francisco Pernía, agotaba ayer en Brasil los últimos cartuchos que le quedan para encontrar un inversor antes de la celebración de la Junta General de Accionistas. Al mando de la entidad hasta que los accionistas reciban en la asamblea su dimisión definitiva, Pernía se encontraba ayer en el país sudamericano, donde se reunió con los interlocutores de uno de los grupos presuntamente interesados en adquirir el Racing.

Es un viaje casi a la desesperada. En vista de que el plazo se agota sin posibilidad de encontrar a ese mecenas que se haga cargo del club, Pernía ha decidido marcharse a Brasil para negociar directamente y tratar de convencer a los responsables del grupo para que den el paso definitivo tras meses de negociación.

Se trata del mismo grupo que ya visitó Cantabria durante el pasado verano, aunque con cabezas visibles distintas.

En aquella ocasión, tal y como ya adelantó El Diario Montañés, los emisarios eran venezolanos, aunque directamente vinculados con una terna de empresarios brasileños, que son los que, finalmente, se han interesado por comprar el Racing. En concreto, se trata de empresarios provenientes de Santa Catalina, al sur de aquel país, y relacionados con la industria alimentaria. Estos empresarios mantienen, además, un estrecho vínculo con actividades ligadas al mundo del deporte y, en concreto, al fútbol.

Dirceu y Almeida

Sus interlocutores son el empresario José Dirceu y el propietario del club de fútbol Gremio de Maringá, Aurelio Almeida, que no llegaron a participar directamente en la negociación de este verano, pero que, tras el paso atrás dado por la 'vertiente venezolana', habrían tomado el relevo en la operación de compraventa.

En principio, la 'opción brasileña' habría dado muestras de una solvencia económica suficiente para cerrar una operación y para dotar al Racing de estabilidad económica, deportiva y social a largo plazo. Un requisito para poder cerrar cualquier trato.

Dirceu es un personaje muy conocido en su país por una carrera política en la que se le acusó de un presunto delito de corrupción. También Almeida tiene su fama. Se trata de un peculiar presidente de club que ha trabajado durante años en la gestión de derechos de futbolistas y en la adquisición de fichajes. Dos negociadores natos con los que Pernía estaba reunido ayer y con los que deberá cerrar un pronto acuerdo.

El presidente del Racing se habría decantado, de este modo, por la vía supuestamente más avanzada (la brasileña) para jugarse su último órdago. En la recámara -aunque casi sin tiempo de desenfundar- queda una sociedad mexicana de origen judío vinculada al mundo de la banca.

Este grupo norteamericano, cuya relación con el mundo es bastante más distante que la que muestra el brasileño, tiene su base operacional en una entidad financiera de Berlín (Alemania) y estaría especialmente interesado en estrechar sus vínculos con la Universidad de Comillas, tal y como ya avanzó este periódico.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 17:42 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario