S?bado, 26 de noviembre de 2011

Los accionistas minoritarios del Racing se rearman para 'bloquear' a Piterman

Los accionistas minoritarios que ayer respondieron a la llamada de la Asociación de Peñas Racinguistas -medio centenar- con la inicial idea de calibrar la situación por la que atraviesa el club y abrir un debate a este respecto acabaron uniendo fuerza y dinero para bloquear un supuesto regreso de Dimitri Piterman a la institución y abortar, además, cualquier intento de la alianza Montalvo/Nereo por llegar a la Junta General de Accionistas con la ventaja accionarial suficiente para atribuirse el control absoluto de la entidad.

Lo harán a través de la propia Asociación de Peñas Racinguistas, que ya acudió a la primera fase de la ampliación de capital y se personará en la segunda con las aportaciones que los pequeños accionistas les harán llegar el próximo lunes, último día de plazo para suscribir los títulos. No era lo previsto, pero el racinguismo organizado canalizará la 'revuelta' del accionariado minoritario.

La iniciativa surgió después de que el presidente y portavoz del colectivo de peñas explicara a los asistentes cual es el escenario actual a tres semanas vista de la celebración de la asamblea.

Muy activo en las últimas semanas, Bernardo Colsa dibujó el panorama que se va a poder contemplar ese día -el 18 de diciembre- si se dan tres circunstancias concretas. Si no se presenta Alí Syed, que representa el 99,89% de las acciones, si no aparece ningún inversor interesado en comprar el club y si la Justicia no resuelve el 'caso Montalvo', los accionistas minoritarios del Racing tendrán despejada su vía de acceso al gobierno del Racing aún representando únicamente al 0,11% del paquete accionarial.

«El gobierno del Racing va a quedar en las manos del 0,11%. Es triste, pero es una realidad que se avecina», advirtió con firmeza Colsa, que teme que ello pueda suponer «la muerte definitiva del club» y alentó al socio a pasar a la acción. «No podemos quedarnos sentados a ver cómo pasa el cadáver del Racing por delante de nosotros», sentenció.

Donaciones

Colsa, cuya asociación no quería «ni liderar ni apoyar a un grupo», sólo «servir de puente entre los pequeños accionistas que estén decididos a contribuir con la regeneración del club», se encontró entonces con la sorprendete propuesta de uno de los asistentes que luego secundaron otros hasta hacer firme. «Os doy 100 euros para que compréis acciones y podáis incrementar el número de los títulos que tiene la Asociación de Peñas».

Con ese ofrecimiento, el abogado Javier Noriega vino a decir «que si todos ponemos 100 euros, o lo que cada uno buenamente pueda, podremos comprar las acciones suficientes» como para llegar a la asamblea con la fuerza suficiente como para evitar el desembarco de Piterman y, de paso, impedir que cualquier otra alternativa asuma el control del Racing.

Comoquiera que al ofrecimiento de Noriega siguieron los de otros socios capitalistas y considerando que el plazo para suscribir acciones acaba este lunes, la Asociación de Peñas Racinguistas -que recogió el guante- se personará ese día en el banco Sabadell para recoger allí mismo, a las puertas de la sucursal, el dinero que donen los accionistas minoritarios y comprar los títulos que hagan falta para materializar la 'revuelta' del racinguista de a pie.

La 'opción Montalvo'

Mientras tanto, Jacobo Montalvo, expropietario del Racing, prepara su desembarco en la próxima Junta General de Accionistas de la mano de José Nereo con la idea de recuperar el gobierno de la institución y formar un consejo de administración, dice, «en el que tengan cabida todos los sectores del racinguismo» y con visos de «duradero».

Consciente de que la Justicia no resolverá su contencioso con el empresario Alí Syed (a quien vendió el 99,8% de las acciones) antes de que se celebre la asamblea, Jacobo Montalvo ha encontrado en la figura de José Nereo una vía indirecta para introducirse en la toma de decisiones del Racing, cuyo gobierno quedará en manos del 0,11% del accionariado en caso de que no aparezca un inversor.

Con esta maniobra, el que fuera el máximo accionista de la entidad no sólo pretende no alejarse del control del club antes de que la Justicia le devuelva la mayoría accionarial -si es que para entonces sigue siéndolo- sino asumir el liderazgo del Racing. Razones, desde luego, tiene. «He invertido 7 millones de euros y no los quiero perder. Además, quiero que el Racing salga bien reforzado de esa asamblea». Una asamblea de la que él quiere extraer «un consejo de administración plural».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 12:29 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario