Viernes, 25 de noviembre de 2011

Los accionistas minoritarios del Racing agitan la carrera por el control del club

Los accionistas minoritarios del Racing han comenzado a situarse con vistas a la próxima Junta General de Accionistas -de la que habrá de salir un nuevo consejo de administración- ante la posibilidad, cada vez más vecina, de que la institución desembarque en la asamblea sin que ninguno de los grupos inversionistas que están interesados en comprar el club traduzcan esa disposición en dinero y dando por hecho que el actual dueño del Racing, Alí Syed, no va a responder a la llamada.

Ayer, jueves, a cuatro días del cierre de la segunda fase de la ampliación de capital y a 23 de que se celebre el asambleario encuentro, quienes han venido significando sus anhelos por el futuro del Racing decidieron acelerar el paso apremiados por el tiempo, que está empezando a hacer estrechos sus márgenes de maniobra.

De entre los avances producidos hubo uno de especial trascendencia más que nada por la intención. El empresario Pepín Nereo, actualmente en periodo convaleciente, redobló ayer su paquete accionarial con la adquisición de 39.200 títulos (200 euros), aunque su intención sería hacerlo comprando hasta 392.000 (2.000 euros) antes de que, el lunes, se cierre el plazo de venta de la segunda fase de la ampliación de capital.

Con esta maniobra, el empresario cántabro pretende llegar a la Junta de Accionistas mejor situado que ningún otro accionista minoritario y despejar el camino indirecto hacia el control del club de un aliado, Jacobo Montalvo, que hoy intenta recuperar ante la Justicia el paquete accionarial que vendió a Alí Syed antes de que la hipotética llegada de un nuevo inversor haga de sus títulos papeles mojados.

Nereo, que acudirá a la asamblea con el respaldo de sus propias acciones y, posiblemente, con el apoyo de los títulos de Dimitri Piterman -que habría delegado en él la representación de las suyas- ejecutó ayer una acción que espera una reacción. Si existe otra sociedad de accionistas minoritarios que se proponga lo que se ha propuesto él, deberá acudir hoy o el lunes a la segunda fase y comprar las acciones suficientes como para aniquilar la ventaja accionarial de Nereo.

Montalvo y las peñas

Precisamente ayer, el propio Montalvo mantuvo un encuentro con una representación de la Asociación de Peñas Racinguistas encabezada por su presidente, Bernardo Colsa, quien, en una reunión informal, hizo saber al anterior máximo accionista del Racing que tendrá enfrente a los peñistas, y no a su lado, si hace cualquier tipo de trato con Dimitri Piterman.

Según reconoce el propio Colsa, el 'racinguismo organizado' es consciente de que existe la posibilidad de que el control de la institución quede en manos circunstanciales del 0,2% del accionariado. Si el máximo accionista no se presenta en la Junta General de Accionistas, si ningún inversor cierra la compra antes de ese día y si la Justicia no se pronuncia sobre el 'caso Montalvo' para ese entonces, el pequeño accionariado asumirá el mando.

Algo que al presidente de la Asociación de Peñas Racinguistas le parece «muy poco deseable si lo que pretendemos es reconducir la crítica situación por la que atraviesa este club» y que resultaría incluso contraproducente: «No puede ser que el gobierno del Racing quede en las manos del 0,2% del accionariado. No. No puede ser. Sin dinero, sin experiencia, sin ninguna capacidad de decisión... Desde luego que así no vamos a ninguna parte», admite Colsa, que, como el resto, sólo ve una salida: «la llegada de un empresario solvente que nos saque de esta situación».

Un deseo que hoy compartirá con los accionistas minoritarios que decidan acudir al Centro Cultural Doctor Madrazo (ocho de la tarde) para responder al llamamiento de la Asociación de Peñas Racinguistas en su intento por «aunar voluntades» y «recabar adhesiones.

Pernía y los inversores

Al corriente de todo esto anterior, e igualmente atosigado por el tiempo, el presidente, Francisco Pernía, intenta cerrar un pronto trato con alguno de los dos grupos de inversores con los que actualmente gestiona la venta del club antes de que la marea institucional se les acabe llevando a ambos para siempre. Una operación, esta de Pernía, que por paradójico que pueda parecer, y si sale bien, podría rescatar al Racing de la miseria.

Aunque los plazos del presidente se extienden más allá de la fecha de caducidad de la segunda fase de ampliación e, incluso, del día de la celebración de la Junta General de Accionistas, el presidente ha decidido echar el resto en sus negociaciones tanto con el grupo de inversores brasileños representado por el empresario José Dirceu y el propietario del club de fútbol Gremio de Maringá, Aurelio Almeida, como por el grupo de inversores norteamericanos (mexicanos).

Más cerca de estos últimos que de aquellos primeros, Pernía, que ha empezado a ponerse nervioso por la falta de definición de ambos ante los constantes 'sucesos' que vienen produciéndose en el club, podría haber iniciado ya su último viaje en busca de comprador.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:23 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario