Martes, 22 de noviembre de 2011

Entre la resignación y la indiferencia

La derrota de ayer ante el Málaga y la condición de colista del Racing hace debatirse entre la resignación y la indiferencia al entorno del club. Un victoria en doce partidos es un bagaje muy pobre para un aspirante a la salvación. Sin embargo, lo que en otras temporadas hubiese supuesto un debate mucho más duro y controvertido, en esta ocasión, como consecuencia de la situación extradeportiva de la entidad, su delicada situación la taba pasa de puntillas. El Sardinero registró ayer una de las tres peores entradas de los último veinte años. El equipo jugó mal y perdió una vez más en su casa y la afición apenas se dejó escuachar. La opinión de la gente que hoy acudía como de costumbres a sus trabajos gira en torno a la indiferencia, pero no se atisba esa preocupación de otros años. El caos económico, la supervivencia del club y la incertidumbre de la entidad actuan de bálsamo con respecto a los fracasos deportivos. Con estos mismo números, años atrás, el entrenador de turno fue destituido. Sirva como ejemplo Juan Carlos Mandiá. El técnico gallego abandonó el Racing en la jornada once con tan sólo un triunfo, el conseguido casualmente en Málaga. En esta temporada, los números son muchos peores, pero las lagunas de poder en el circunstancial Consejo de Adminitración actual permite que aún no se haya oído tan si quiera una sola voz crítica sobre la figura de Cúper. Es probable que al menos hasta la celebración de la Junta General el próximo mes no haya una sola decisión a ejecutar en el plano deportivo. Mientras tanto, el equipo sufre apurar las posibilidades de salvación. Lo más positivo es que pese a que los verdiblancos han comenzado de un modo caótico el campeonato, sus rivales no se han distanciado mucho. La Real Sociedad y el Granada, se encuentran con nueve puntos empatados con los santanderinos, y Zaragoza, Mallorca y Getafe, tan sólo aventajan en un punto al Racing.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:13 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario