Martes, 22 de noviembre de 2011

Del 'Pernía vete ya', al 'Racing la, la, la...'

Todo se coció el pasado viernes en el interior de las instalaciones Nando Yosu de La Albericia. Los representantes de la Asociación de Peñas Racinguistas (APR) conocieron de boca de los capitanes del equipo que los gritos de 'Pernía vete ya' lejos de ayudar, perjudican. Por eso, los gestores de la Asociación se comprometieron a que éstos cánticos no volverían a sonar. Dicho y hecho. Cinco minutos antes de que Iturralde González pitase el inicio del encuentro, el sector más ruidoso del desangelado estadio -la entrada de ayer fue de las peores que se recuerdan-, la Gradona de los Malditos, comenzó a animar y a cantar, una tarea que no dejaron hasta que no concluyó el partido.

Mientras tanto, en el palco se frotaban las manos. La segunda ausencia de Pernía en los Campos de Sport de El Sardinero distrajo la atención de los asistentes. José Antonio González hizo de maestro de ceremonias y accedió el primero para acompañar a la directiva del Málaga. Precisamente uno de los miembros de esta comitiva, Fernando Hierro, antiguo director técnico de la selección española de fútbol y que ahora desarrolla ese cargo en el club andaluz, fue el más solicitado por los aficionados para retratarse con él. Unos minutos más tarde llegó Carlos Velado, que volvió a hacer de segundo y se sentó en la primera fila, donde también había sillas vacías. El director general de deportes, Javier Soler ,y el concejal de deportes del Ayuntamiento de Santander, Luis Morante, completaron las posiciones más privilegiadas.

Sin embargo, lo más destacado y casi inédito en un campo de Primera División fue escuchar en alguna fase del encuentro las voces e instrucciones que se intercambiaban en el césped los jugadores. Algo impensable otras temporadas.

El del megáfono

El juego del Racing y el Málaga era tan poco vistoso, sobre todo en la primera mitad, que los aficionados tiraron de ingenio para matar el aburrimiento. Así, un aficionado con un megáfono se erigió en protagonista. Cada vez que El Sardinero se callaba se le oía decir: «Linier, que te tiro con el paraguas», en clara alusión al incidente vivido en el Granada-Mallorca en el estadio de Los Cármenes.

En el descanso, el palco se quedó vacío. A diferencia de lo que solía hacer Pernía, González sí se retiró aunque acudió poco antes para fumarse, en lugar de un puro como hacía el todavía presidente, un cigarrillo. En la segunda mitad, la salida de Colsa a calentar fue uno de los momentos más cálidos. El ramaliego recibió los aplausos justo en el momento en el que Isco marcó el 0-1. A partir de ahí, los cánticos se entremezclaron con algún silbido, sobre todo dirigido al colegiado del encuentro. Iturralde González no pasó desapercibido y se llevó su cuota de protagonismo. Un penalti no señalado a Stuani por el colegiado vasco sacó al público de sus casillas. Y el 1-3 definitivo dejó desolados a todos.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:07 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario