Viernes, 04 de noviembre de 2011

Kennedy se vuelve a romper

Tan poco le duran las alegrías que si no fuera porque el club no tiene un duro se diría que se ha comprado la casa del pobre. Resucitado por sus progresos deportivos -traducidos en un empate merecido ante el Sevilla y en un triunfo agónico ante el Betis- y revivido por las paulatinas incorporaciones a la plantilla de jugadores que van a jugar un papel determinante en el 'año de la supervivencia', el equipo recibió ayer dos duras entradas de la desgracia, que alcanzó de lleno a Kennedy y pilló de refilón a Colsa y a Jairo.

Recién salido de una dolencia en el tendón de Aquiles que le ha mantenido inactivo durante dos meses y a punto de decirle a Héctor Cúper que estaba listo para el combate (se había descartado para Granada pero tenía al Málaga en su punto de mira), el centrocampista sueco volvió a romperse ayer.

Transcurridos apenas quince minutos del partidillo que el entrenador argentino organizó, y en el que no dio, la verdad, muchas pistas, Kennedy frenó una carrera por la banda izquierda y se echó al césped agarrándose la pierna derecha con cierta rabia. Sufre una rotura de fibras en el gemelo externo de la pierna derecha por la que podría alargar su ausencia casi un mes más, según avisan los doctores del club, que, no obstante, aguardarán a conocer los resultados de las pruebas radiológicas a las que Kennedy será sometido hoy para emitir un diagnóstico y fijar los tiempos de la recuperación del sueco.

Una muy mala noticia para el jugador y para el técnico, que minutos después vio retirarse del entrenamiento a Colsa. El centrocampista cántabro, que también estaba viendo la luz al final de un túnel que ha tardado en cruzar seis meses, abandonó el partidillo resentido del tobillo. Tiene «molestias», y con esas sensaciones no parece probable que viaje con el equipo a Granada, cual era su deseo y lo anunciado a principios de una semana que había comenzado bien y está terminando mal.

Mal porque tampoco el canterano Jairo completó el entrenamiento. El chico no se siente en plenitud. El golpe en la rodilla derecha que sufrió en el partido con el Betis le está haciendo la semana imposible. Además de no haberse entrenado ni lunes ni martes (porque Cúper concedió dos días libres al equipo) y de haberse recluido en el gimnasio el miércoles, Jairo no completó la sesión de ayer, en la que participó a medias. En esas condiciones, y con el partido ante el Granada encima, su participación parece hoy una incógnita.

El equipo titular

Así las cosas, Cúper, que no contaba con Kennedy ni con Colsa -tampoco con Diop por sanción- pero sí lo hacía con Jairo, podría verse obligado a revisar el equipo titular que tenía pensado considerando la baja del senegalés.

Por lo visto en el entrenamiento de ayer, repetirá en defensa con Toño bajo palos y al abrigo de Torrejón y Álvaro en el centro de la zaga y Francis y Cisma en los flancos derecho e izquierdo. En la medular tienen una plaza reservada Tziolis y Adrián -como pivotes- y Pedro Munitis. La otra va a depender de la recuperación de Jairo, que, si finalmente no se recupera, cedería su plaza a Arana. Cúper ensayó ayer con Koné en la mediapunta y Ariel Nahuelpan arriba, una pista que dejaría fuera del equipo inicial al uruguayo Stuani.

Jairo, profesional

Acabado el entreno, Jairo se acercó a la sala de prensa para compartir sus sensaciones, que, independientemente del estado de su rodilla, son magníficas en lo personal porque está a apenas 45 minutos de partido para poder firmar un contrato profesional.

Dice el chaval que se encuentra «bastante mejor», aunque prefiere «esperar a mañana» para hacer una valoración más realista sobre su participación el domingo. «Los médicos dicen que estoy evolucionando bien y que podría llegar al partido, pero vamos a ver».

Jairo, que estos días ha sentido «pinchazos en el gemelo» producto del golpe que recibió en el partido contra el Betis, no quiso dar ninguna importancia a su inminente cambio de status: una de las cláusulas de su contrato como amateur dice que si juega al menos un tiempo (45 minutos) en seis partidos con el primer equipo, cambiará automáticamente de rango. El futbolista está «ilusionado» con esto, pero dice que prefiere centrarse en «ayudar al equipo» porque lo demás «ya llegará».

Como le llegó su oportunidad, que ni esperaba ni contemplaba. «No. No esperaba ni siquiera haber debutado con el primer equipo», reconoce Jairo, que hace lo posible por adaptarse al 'grande' y a la enorme responsabilidad que supone intentar sacar adelante un año tan difícil como este.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 0:42 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario