Jueves, 20 de octubre de 2011

Sin fecha de regreso para Kennedy

Ayer en La Albericia las miradas estaban puestas en Kennedy. El sueco saltó al césped por primera vez desde el partido ante el Valencia para probar el estado de su tendón de Aquiles. El que le tiene apartado del equipo por una tendinitis. Y la prueba no fue del todo satisfactoria. Tras realizar un poco de carrera continua y algunos ejercicios, el centrocampista notó molestias y volvió al vestuario. «Después de siete semanas hoy he corrido para probar. En los primeros diez minutos me he sentido mejor que dos semanas atrás, pero después me ha dolido. Si al correr no me duele, está bien, pero todavía me duele. Necesito recuperarme, pero para eso necesito tiempo», relata. Un tiempo desconocido. Sin fecha en el calendario.

Su tendinitis se ha convertido en tendinosis. Los tejidos de alrededor del tendón se encuentran dañados y la recuperación es, cuando menos, delicada. Es un caso similar al de Carles Puyol, aunque el del defensa se produjo en en el vasto externo de la rodilla derecha. El capitán del Fútbol Club Barcelona comenzó a sentir los problemas en febrero y ha pasado ocho meses del césped a la enfermería y el camino inverso. Pensó incluso en dejar el fútbol, pero finalmente se ha recuperado. En el problema de Kennedy, el plazo de regreso es una incógnita: «Los médicos dicen que son de seis a doce semanas. El tendón necesita ese tiempo para recuperarse. Noto mejoras, pero la diferencia es muy pequeña. No saben exactamente».

La opción de pasar por el quirófano no entra en los planes del centrocampista sueco. «No me voy a operar, porque hace una semana, en las pruebas médicas, el tendón estaba bien, solamente inflamado. No necesita operación, aunque que esté inflamado también es malo», afirma.

Tratamiento

El tratamiento de su dolencia conlleva ir aumentando las cargas de trabajo paulatinamente e ir alternándolas con descansos que le permitan volver a ejercitarse. Hasta que el tendón se avitue al esfuerzo y al dolor y la situación se normalice. La otra opción, mucho menos práctica, optaría por un reposo absoluto hasta que las molestias desaparezcan definitivamente. Eso alargaría la convalecencia varios meses y obligaría al futbolista a comenzar de cero.

Kennedy reconoce que la situación le está afectando «un poquito psicológicamente. Estoy intranquilo, pensando mucho en la lesión. No tengo mucha experiencia con el tendón de Aquiles, por eso no sé si necesito seis o doce semanas. Necesito tiempo, porque es complicado».

No cae en el desánimo, aunque si que empieza a cansarse de la lenta evolución. «No estoy triste, pero el problema es que vosotros -por la prensa- pensáis que el tendón está bien. ¿Cuándo va a estar bien? No puedo empezar a correr. No me siento bien para correr, para hacer algo. No estoy desanimado, pero pienso en la lesión». Según el sueco, solamente quiere «ayudar a mis compañeros. Quiero jugar. Pero si no puedo, es muy difícil».

Durante la comparecencia, Kennedy Bakircioglu cargó contra «la gente que habla». «También he leído en algún periódico que Kennedy no quiere jugar porque el Racing no paga el salario del año pasado. Eso está muy mal. ¿Por qué? Yo quiero jugar. Es la lesión la razón por la que no juego, no porque el Racing no me pague. No es verdad. No sé, no lo entiendo...».

Es una dolencia que viene arrastrando de la pasada campaña, donde ya se cayó de la convocatoria en algún partido. Sin embargo, ha podido sobrevellevarla hasta hace siete semanas, cuando el dolor brotó hasta ser insostenible. En algunos momentos le ha sido imposible hasta calzarse las botas.

Jugador clave

Casualidad o no, de los doce encuentros que el sueco se ha perdido desde que está en el conjunto cántabro, el Racing tan solo ha ganado uno. De la actual Liga, solamente ha disputado el primero y el club ocupa plazas de descenso: «El equipo ha tenido partidos muy difíciles... Contra el Madrid, contra el Barcelona, Valencia, Atlético de Madrid... Espero ser importante para el equipo, pero lo más importante es que el equipo vaya bien». No sabe cuándo volverá a entrenar con sus compañeros, pero de momento ve «al equipo fuerte para el partido con el Espanyol. Los tres puntos son importantes. Todos los jugadores lo saben. Si no ganamos, la distancia será más grande».

Aunque Jairo ha suplido su ausencia con garantías, la afición no ha olvidado al centrocampista sueco, que durante la pretemporada se mostró como uno de los futbolistas más en forma del equipo. Clave en un momento crucial como éste. «¿Para cuándo Kennedy?», preguntaban ayer los aficionados en La Albericia.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:42 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario