Domingo, 16 de octubre de 2011

El Camp Nou cura todos los 'virus'

«Como en casa en ninguna parte», dirá Messi. El argentino encabezó ayer la el estudio de la vacuna contra el virus FIFA que asola a los equipos con internacionales. El '10' del Barcelona hizo ayer lo que quiso. Nadie pudo imaginar que días antes había sido criticado por una pésima actuación con su selección en Puerto de la Cruz ante Venezuela. Volvía triste, pero el fútbol es un estado de ánimo y en el Camp Nou terminó por animarse, anotar dos goles y dar un recital, algo que tampoco es noticia. Con los dos de ayer ya suma diez y, curiosamente, la decena la marcó en el Camp Nou. Es normal que no entre en las rotaciones como los demás. Es de otro planeta.

A pesar de la sensacional actuación del mejor futbolista del mundo y del tres a cero, sí se notó al equipo catalán más cansado que otras veces. Su juego, al menos, al principio, fue más lento, igual de preciso (gracias a la calidad) e igual de certero (enorme pegada). Sin embargo, Guardiola no suele ser de los que juegue con un nueve puro y ayer colocó a Villa en esa posición para que los jugadores tuvieran una referencia.

El técnico catalán pronto tuvo que tirar de banquillo. Piqué se retiró lesionado y saltó al campo Abidal, que también había llegado tocado de su concentración con Francia. 'Pep' ya se quejó del estado del francés antes del partido. Lo de Piqué pudo ser la suma de esfuerzos tras su comparecencia con la 'roja'. Andrés Iniesta fue el auténtico motor de su equipo, precisamente el de Fuentealbilla no estuvo con el combinado español esta vez. Pudo notársele más descansado y más activo, quizás porque salía de una lesión y siempre hay ganas de recuperar el tiempo perdido. Guardiola lo vio claro. Cuando el partido estaba resuelto lo sentó con la sensación del deber cumplido. Dio entrada a Keita, que fue el primero en volver a Barcelona esta semana. Xavi también se curó del virus y apenas se le notaron los síntomas.

En el Racing también afectó

En el Racing tan sólo había dos portadores del famoso virus y sí que les afectó, aunque uno supo hacer frente a la enfermedad y el otro cayó en sus redes sin oposición. Diop peleó como viene siendo habitual. Trabajó en el enorme centro del campo del Camp Nou, pese a que esta vez tenía a dos y no a uno para que le acompañaran y volvió a ser, una vez más, el canalizador y el parapeto de la medular racinguista. Tuvo que ser sustituido por Torrejón al final del partido. Agotado. El catalán, por su parte, jugó sus primeros minutos del año. Sin embargo Tziolis se lo tomó de otra manera. El griego acusó su semana de viajes y ayer en Barcelona decidió hacer un entrenamiento con equipajes. Fue sustituido por Edu Bedia, pero el motivo no fue el cansancio. El heleno no es que sea un jugador de mucho recorrido, pero ayer tampoco tuvo una tarde muy acertada. El 'jet lag' le afectó más que al resto.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 10:30 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario