Viernes, 07 de octubre de 2011

La ampliación de capital se frena a la espera de inversor

El Racing ha dado ya por cerrado el capítulo Alí. Y en la práctica, el capítulo Montalvo. En la misma línea trabajan tanto el Gobierno de Cantabria como los administradores del club. Por esta razón la segunda fase de la ampliación de capital que comenzó a desarrollarse el pasado 11 de mayo está retenida a la espera de que aparezca un inversor con las suficientes garantías económicas como para ponerle a su alcance la posibilidad de hacerse con la mayoría del capital social. Para ello debiera comprar la totalidad de las acciones que no se han suscrito en la primera fase y, posteriormente, hacerse con la inmensa mayoría de las acciones de una segunda ampliación de capital, ya aprobada por la Junta General de accionistas y que debiera activarse antes del próximo 19 de diciembre.

A la espera de que aparezca este mirlo blanco, la segunda fase de la ampliación de capital está en el limbo desde que a finales de junio acabara, con un fracaso absoluto, la primera fase. Los administradores están al tanto de la estrategia y están de acuerdo. Es más, además de que Francisco Pernía está buscando por todo el mundo un nuevo inversor que le permita seguir presidiendo la entidad, además de que el Gobierno de Cantabria ha ofrecido la opción a varios empresarios, además de que Pepín Nereo ha traído a varios interesados a entrevistarse en Santander con Jacobo Montalvo, más de un posible inversor se ha entrevistado con Santiago Ruiz, uno de los administradores de la entidad.

Perjudicados. Si esta operación sale adelante tal y como está diseñada (y no es fácil, ya que hasta ahora han aparecido muchos más frikis que auténticos empresarios) los grandes damnificados serían Alí Syed y/o Dumviro. Ahora mismo el 99,8% de las acciones del Racing siguen perteneciendo al empresario indio y Jacobo Montalvo intenta en los tribunales de la capital de España que, siempre sería a medio plazo, se las devuelvan. Sin embargo, para que sus acciones tengan algún valor y mantengan la mayoría de la sociedad deberían invertir varios millones de euros, algo impensable en estos momentos.

De todos modos, la demora en la puesta en marcha de esta segunda fase está a punto de finalizar ya que ante la falta de un inversor solvente no les queda más remedio que reactivar la operación para tenerla terminada antes de que en diciembre se pudiera poner en marcha la nueva ampliación. Eso sí, ya con menos prima de emisión y, por tanto, con mayor incidencia en la composición del capital social.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 17:51 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario