Lunes, 03 de octubre de 2011

Con motivos para la preocupación

El partido ante el Rayo Vallecano dejó un punto, mil dudas y un abismo de preocupación en el racinguismo. Se destacó la capacidad del equipo para remontar y cierto amor propio en la segunda parte. Todo lo demás fueron motivos para alarmarse. El sentimiento fue palpable en la redes sociales, los foros y en las conversaciones del domingo entre los seguidores verdiblancos. El temor está más extendido que nunca y en el horizonte no parecen brillar las buenas noticias. De hecho, el rival a la vista tras el parón es el Barcelona y otra más que probable semana sin ganar no es la mejor forma de reforzar la paciencia.

Era el partido marcado en la agenda en color rojo. En casa, ante un modesto y tras sacar un empate a domicilio. Cita obligada para la primera victoria y para hacer bueno el arranque liguero. Por eso, el Racing planteó por primera vez un partido con la opción de llevar el peso y atacar. Era la idea de Cúper. Y fue justo ahí donde se demostraron todas las incapacidades. Porque con el balón, el equipo crispó a cualquiera que lo viera. Lento, espeso, torpe... La grada ya ha puesto una cruz a Ariel y lo ofrecido por jugadores como Tziolis o Stuani abre las heridas de la preocupación (acentuada con la lesión de Acosta, que no estará en tres meses). Tener que tirar a estas alturas del carácter de Serrano y Munitis -encomiable la labor de los dos ante el Rayo pese a estar lejos del mejor momento de su carrera- y de la garra de un Álvaro convertido en líder de la plantilla por méritos propios con sólo nueve partidos de experiencia en Primera es motivo de reflexión.

Para colmo, el mejor jugador del Racing en el arranque de temporada, Pape Diop, se marchará a jugar la Copa de África. Otra noticia desalentadora en el futuro a medio plazo. El torneo continental se disputa entre el 21 de enero y el 12 de febrero. Senegal se ha clasificado y el centrocampista verdiblanco ha ganado puntos en su combinado en las últimas convocatorias. Casi un mes de ausencia con una casi nula esperanza de que lleguen refuerzos en el mercado invernal (no hay, en principio, nada que gastar). Queda tener fe en la recuperación de Colsa, para el que aún no hay fecha prevista de reaparición . La idea era que se operara antes de acabar la pasada campaña para llegar a tiempo a la pretemporada. Pero, a día de hoy, sigue lesionado y sin haber completado una pretemporada en condiciones.

Acosta, Colsa y, con ellos, Kennedy. Lesiones largas y, también en el caso del sueco, con tiempos más prolongados de lo que se esperaba. Un tratamiento para mejorar una dolencia a largo plazo lleva dejándole fuera cinco partidos. Esta semana aún le dolía. El parón parece, en este sentido, una buena noticia. No sólo en el caso del ex del Ajax. También en jugadores en una evidente baja forma como Tziolis, Ariel, Stuani o Torrejón, también recién salido de un periodo prolongado de baja por problemas físicos. Queda agarrarse a que los cuatro mejoren ostensiblemente sus prestaciones. Eso es obligatoriamente necesario en el caso de los delanteros. Ni goles, ni tiros a puerta, ni sensación de peligro...

La grada y los despachos

Pero los riesgos a los que debe enfrentarse el Racing en los próximos meses no están sólo en el césped y en la tabla clasificatoria, aunque tengan una influencia directa sobre estos dos factores. La escasa presencia de seguidores y el ambiente crispado de un amplio sector con respecto a la gestión del club corre el riesgo de hacerse aún más palpable si los resultados no llegan.

Eso, de entrada, ya tiene consecuencias sobre los números. De los 24,7 millones que el club espera ingresar en la campaña 2011/2012 (según los datos que se presentaron al Juzgado para acogerse al concurso de acreedores), cuatro corresponden a la campaña de abonados. Esa cifra estaba supeditada a mantener el mismo número de socios del año pasado. Aún resta la campaña de invierno, pero no parece probable alcanzar el objetivo. Tampoco el de sumar otros 700.000 euros por venta de entradas para los partidos (el Madrid ya ha pasado y no dejó lo que se esperaba).

De esos datos toman buena nota los administradores judiciales. Ellos están ultimando un informe que verá la luz a mediados de este mes y en el que se sabrá exactamente lo que debe el Racing (habrá que cotejarlo con las cifras que presentó la entidad). En paralelo, Jacobo Montalvo espera respuesta para saber si el juez le devuelve las acciones que le vendió a Alí con el Gobierno de Cantabria y los actuales dirigentes (Pernía y Bedoya) a la expectativa. Una partida de ajedrez con el Racing como tablero. El 'jaque mate' debería llegar antes de la Junta de Accionistas de diciembre. Sin un máximo accionista representado -nadie espera a Alí-, el club puede ponerse en una situación comprometida.

Los números, por tanto, volverán a ser protagonistas. Los jugadores y el entrenador estarán, entonces, sometidos a una presión aún mayor y será necesario un importante ejercicio de aislamiento. Conseguir ese objetivo desde los puestos de descenso es 'el más difícil todavía'.

«Pero por lo menos no pierde», decía ayer un aficionado en pleno debate. Cierto. Pero con 38 empates, no se salvaría del descenso.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:48 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario