Mi?rcoles, 11 de mayo de 2011

La fiesta de la tranquilidad

Ni cuentas, ni las miradas a derecha e izquierda para ver qu? se juegan los dos vecinos en las ?ltimas jornadas, ni empates beneficiosos con esos magos que el a?o pasado vinieron de occidente. Del occidente de Cantabria, claro, de Gij?n. El Racing sell? su permanencia con una victoria frente a un presunto equipo grande. Con 46 puntos debe ser m?s que suficiente. A Al? en el palco, no le hizo caso nadie. Lo importante pas? sobre el c?sped y, si acaso, al final, en la grada. El Sardinero lo celebr? a su manera. De forma comedida pero con la certeza de haber cumplido. Y Seve sonri? desde alguna parte.

A la victoria del Racing se le pueden poner pocos peros. Hizo una primera parte pobre, pero en la segunda dej? en evidencia a un Atl?tico que no pudo -o no quiso- 'morir' por sus presuntas aspiraciones de equipo europeo. Los c?ntabros salieron bien, con Giovani y Rosenberg conectados y el?ctricos. Pero este equipo digiere muy mal los goles. Un error de Pinillos al ceder hacia atr?s termin? en c?rner. To?o despej? muy centrado y Mario Su?rez, desde la frontal y con el interior, mand? el bal?n al fondo de la intranquilidad del racinguismo. Y es que con los marcadores de la jornada, en la grada empezaban a usar los dedos para hacer sumas. M?s a?n con el paso de los minutos. Los de Marcelino se descompusieron. Tiraron de balonazo y perdieron la referencia y el bal?n. Una falta de Antonio L?pez golpe? el larguero de la porter?a de un Racing partido al medio. Entre la pareja formada por Rosenberg y Giovani y el resto, se extend?a un desierto. S?lo Kennedy mostraba cierto criterio. En la otra banda, Munitis se estrellaba contra la impotencia de su mal momento.

Fueron veinte minutos de frialdad. La misma que hab?a en un palco en el que ya no se repart?an los abrazos de hace unas semanas. Pero, entonces, apareci? Kennedy donde m?s le gusta. En el mismo sitio en el que mand? a Aouate a la ducha y al Mallorca de vuelta a su isla. Desde un lateral del ?rea, el sueco la peg? fuerte y el peque?o toque en la barrera desvi? lo justo para que la pelota botara en el ?rea peque?a y descolocara a De Gea. El ex del Ajax ha cumplido. Con no demasiado ha hecho mucho.

El gol termin? con un Atl?tico pobre de esp?ritu y nulo de actitud. De hecho, antes de irse al vestuario volvi? a intentarlo Kennedy, Lacen y hasta a Henrique le anularon un gol sobre la bocina. Al descanso con un empate que en las cuentas se daba, incluso, por bueno. Pero la plantilla de este Racing atolondrado en los despachos no quiere dejar los plazos para m?s tarde. En la segunda mitad sali? convencido de que no hab?a que dejar para Gij?n lo que en Santander pod?a quedar resuelto.

Esa convicci?n la tuvo Rosenberg nada m?s volver a pisar el c?sped. El sueco s? fue ayer el jugador que la grada quiso ver cuando le ficharon. Pele? a Dom?nguez un bal?n imposible y lo hizo realidad al superar al defensor y sacar un zurdazo que se col? pegado al palo de un De Gea sorprendido.

Y ah? acab? el partido. Porque de ah? al final exist?a el temor de la temible reacci?n del gigante herido. Pero el supuesto gigante estaba muerto. El Atleti no volvi? a ver de cerca a To?o y el Racing pudo deleitarse algunos minutos.

Giovani genial

En ese partido, sumido en la calma tensa por asegurar la permanencia, El Sardinero volvi? a disfrutar de un ?dolo rentable y genial. Si en el Vicente Calder?n pusieron un busto de Pantic, a Giovani deber?an ir encarg?ndole el molde. Verle correr fue maravilloso. Sobre todo, en una jugada en la que el palo impidi? que se consagrara. Recorri? metros y metros junto a tres defensores colchoneros, les dej? atr?s y lanz? un bal?n cruzado que se estrell? en la madera. Hasta Al? se puso de pie para aplaudirle.

Despu?s, Marcelino empez? a amarrar un resultado que le dejaba fuera del ?agobio final? del que habl? despu?s en rueda de prensa. Quit? a Munitis y dio entrada a Christian y, m?s tarde, retir? a un Gio agotado para dar entrada al otro descubrimiento de la segunda vuelta. El mexicano se llev? una ovaci?n tremenda y ese aplauso continu? para festejar las acciones de Luque. Es pronto para encumbrarlo, pero el chaval es -junto a ?lvaro- la mejor noticia para el futuro de un club que debe resolver cuanto antes el presente.

Nada m?s

De ah? al final, las galopadas del chaval y poco m?s. El Atleti fue un rival de mentiras en los ?ltimos minutos. S?lo un gesto de calidad de Reyes que se fue alto por poco y un error de Henrique ante un Diego Forl?n desapercibido y errante. Ni sombra del jugador que fue. Pero ni De Gea ni To?o volvieron a mancharse los guantes otra vez.

El pitido final del colegiado despert? una fiesta tranquila en las gradas. Muy al estilo de qui?n ha sufrido mucho y prefiere la felicidad interior que el estruendo. Ni invasi?n del campo, ni vuelta al ruedo, ni ba?os en las fuentes... A la masa social del racinguismo le lleg? el regalo merecido quiz?s, incluso, antes de lo que esperaba. Ese que no han sabido darle en los ?ltimos tiempos. ?La afici?n es sabia?, dijo un Marcelino algo emocionado al terminar el partido. Y, en este caso, le han hecho sufrir mucho.

Quedan dos partidos y poca emoci?n. Ayer alguno se march? a casa diciendo que tocaba devolver alg?n favor... Mientras, Al? se daba la vuelta en el palco y se apretaba la mano con Jacobo Montalvo, el anterior propietario del club. El futuro, que ahora ya no se juega en el c?sped, est?, precisamente, en esas manos...

Fuente: El Diario Monta??s


Publicado por Castro2 @ 19:20 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario