Mi?rcoles, 02 de febrero de 2011

Montalvo 'En el momento dif?cil no tuvimos el apoyo de las administraciones'

-?Con la venta del Racing se ha quitado un peso de encima?

-He llevado un macuto muy pesado a mis espaldas, al que me hab?a acostumbrado. Ahora voy m?s ligero. El Racing estaba en un momento muy dif?cil, pero no tanto como se ha pretendido difundir. Puede que ?ste sea el equipo de Primera Divisi?n que menos deuda tenga. En otras comunidades aut?nomas, a sus equipos, con una deuda mucho mayor que la nuestra, les dan facilidades. Aqu?, por lo que sea, es al rev?s.

-?En alg?n momento sinti? angustia?

-Angustia por el Racing. Ver que no encuentras resultados, que no consigues avanzar y que, adem?s, te rodea una sensaci?n de catastrofismo que supera la realidad, hace que te sientas mal. Se magnific? todo demasiado. Lo cierto es que cuando encontramos al inversor me sent? m?s tranquilo. Tampoco encontramos mucho apoyo en las administraciones. Los pol?ticos no tienen por qu? ayudar, pero no entiendo c?mo en la situaci?n por la que pasaba el Racing, se le estrangul? econ?micamente. Con otros clubes son m?s flexibles. Ante un problema de tesorer?a con la Hacienda P?blica de hasta los 10 millones de euros en otros casos, se les ha facilitado un aplazamiento sin problemas. Aqu? estamos hablando de 1,8 millones, que era lo que venc?a de forma inminente, y fueron incapaces de hacer nada.

-?Es cierto que si no hubiera existido un comprador, el Racing corr?a peligro de desaparecer?

-?Cu?ntos clubes hay de Primera y Segunda Divisi?n, con muchos m?s problemas econ?micos que los nuestros, que hayan desaparecido? La persona que se encarg? de decir que por 1,8 millones de euros el club iba a desaparecer, lo hizo o por desconocimiento jur?dico o para contaminar a la opini?n p?blica. Por supuesto que no era una situaci?n para tirar cohetes, pero comparativamente estamos mucho mejor que otros equipos que ah? siguen.

-Si hubiera podido dotar al club de patrimonio como intent? usted, ?quiz? no se hubiera llegado a esta situaci?n?

-Nunca se apoy? la opci?n patrimonial. Pero no se trat? de una oposici?n personal. Otros propietarios anteriores tambi?n intentaron presentar diferentes opciones, pero sin ning?n resultado. No me lo tomo como una ofrenda personal. Ahora s?, el Racing es un producto de Cantabria muy bonito y bueno para la Comunidad que se deber?a de cuidar mejor.

-?Con este proceso de venta, econ?micamente, usted gana, recupera o pierde?

-Estaba ciego y salgo tuerto, aunque francamente satisfecho. Creo que salgo cumpliendo mi cometido. Dejamos el Racing en manos de un potente inversor, cumplimos con la deuda que ten?amos con el Gobierno regional y, casi, casi, con mi familia, que ha recuperado parte de lo que puso. El balance es positivo.

-?La de 'M?ster Al?' era la mejor opci?n, la ?nica o la menos mala?

-En la actual coyuntura es la mejor. Llev?bamos dos o tres a?os sent?ndonos con distintos inversores. Paralelamente, nos cay? encima la crisis econ?mica que afecta a multitud de pa?ses. Todo ello acentuado porque donde m?s crudamente ha golpeado la crisis ha sido sobre las constructoras e inmobiliarias, precisamente a lo que se dedica mi empresa familiar. Pasamos de ser una de las constructoras m?s importantes a un concurso de acreedores. Esto supuso que nuestra capacidad de inyectar tesorer?a dejara de ser la inicialmente prevista.

-?C?mo reaccionaron en el club?

-Fue dif?cil concienciar a la gente de esta situaci?n de contingencia econ?mica, porque nunca se hab?a dado esta situaci?n. No se trata de una peculiaridad del Racing, sino de algo com?n del f?tbol. Siempre se ha tratado de cuadrar el presupuesto con la venta de jugadores. Perdimos capacidad de financiaci?n. Hay que tener en cuenta que cuando compras un jugador a precio de mercado, por ejemplo, por seis millones, al a?o siguiente, en un momento de crisis, vale la mitad. Esto hace pr?cticamente imposible cuadrar las cuentas. Tambi?n he de decir que rentabilizamos muy bien nuestro producto, pero de repente, nadie tiene dinero para gastar.

-La situaci?n de su empresa, Silver Eagle, no ayudar?a a dar mayor confianza.

-El cambio que experiment? la empresa hizo que la gente se pusiera nerviosa. En el club pasamos unos a?os de mucho ?xito y, despu?s, sin ser un fracaso, no supimos mantener ese nivel, que es a lo que la afici?n estaba acostumbrada. Pero tengo claro que entramos cuando pensamos que era necesario para el club, y salimos cuando creemos que es lo mejor para ?ste.

-?Qu? le llev? a meterse en un negocio que todos dicen que es ruinoso, como usted ha podido comprobar personalmente?

-No me llevo nada, salvo una gran familia y un gran cari?o por cada persona que trabaja aqu?. Hace cinco a?os, mi padre, que por entonces ten?a buen trato con el presidente de Cantabria, trat? con ?ste de buscar una salida airosa al Racing, que estaba pasando por una mala situaci?n. Se busc? a un grupo de personas, pero en el ?ltimo momento, bien porque no quisieron o porque no pudieron, no hicieron frente a los compromisos econ?micos del club. Mi padre se sinti? obligado a dar un paso adelante, porque los otros no lo dieron y no se pod?a dejar caer al Racing. Yo entr? sin querer, no ten?a voluntad de ser un empresario del sector futbol?stico. Mi padre se centro en los negocios familiares y yo en el Racing.

-Usted fue el que estuvo al frente de toda la operaci?n de venta. ?Ha sido tan complicada como ha parecido desde fuera?

-S?, ha sido complicada desde el principio, porque vender un producto que supone una deuda, una carga, es complicado. La negociaci?n con 'M?ster Al?' fue relativamente f?cil, teniendo en cuenta que es un negociador duro. La primera oferta fue un poco baja. Hizo falta una segunda que nos pareci? buena. Tras salvar unos cuantos flecos, ten?amos un preacuerdo hecho. El problema fue cuando entraron por medio los intereses pol?ticos.

-?Con la entrada del Gobierno en la negociaci?n se recrudeci? la situaci?n?

-Ellos ten?an en la mente las elecciones del pr?ximo mayo y quer?an sacarle la mayor rentabilidad. Para ello pidieron toda una bater?a de garant?as que no estaban pactadas previamente. Fue uno de los puntos m?s escabrosos de la negociaci?n. Ellos pretend?an la cuadratura del c?rculo, la perfecci?n, pero era imposible. Todo empresario lo sabe. Al final, entre la situaci?n que exist?a y la alternativa que propon?amos, se consigui? el resultado m?s positivo para todos. Ante las anteriores experiencias con otros inversores, con un potencial econ?mico supuestamente muy bueno, el resultado fue malo. No quer?an que la operaci?n les estallara en las manos antes de mayo.

-Tal y como han ido las cosas, ?se arrepiente de haber comprado el Racing en su d?a?

-No ten?a vocaci?n de empresario del f?tbol y ahora mucho menos. Si me preguntaran ahora si hubiera repetido la operaci?n, sabiendo lo que s? y con esta coyuntura econ?mica, ser?a un imprudente si dijera que s?. Tambi?n soy consciente de que si nuestro grupo empresarial se hubiera mantenido fuerte, econ?micamente hablando, la situaci?n hubiera ido por otros derroteros y la respuesta ser?a distinta. He desarrollado mi gesti?n lo mejor posible, con lealtad y responsabilidad. Con Al?, el Racing crece.

-Y, a partir de ahora, ?qu??

-Lo primero irme a mi casa (en Madrid) con mi familia. La vida sigue. Soy empresario y continuar? haciendo negocios, que, sin duda, no tendr?n nada que ver con el f?tbol. Pero siento los colores. ?sta es mi casa, mi familia. Por ello, si alguien me necesita y pide mi ayuda, se la dar? sin dudar.

-?Tambi?n a 'M?ster Al?'?

-Durante la negociaci?n en Zurich me pregunt? que si pod?a contar conmigo y, por supuesto, le dije que s?. Quiero seguir con una colaboraci?n honesta. Lo que no voy a hacer es seguir en el Consejo. Ya estoy fuera. No me parecer?a ?tico ahora mismo. Si luego me invitan, eso es otra cosa. Pero s? hay posibilidades de que, a corto plazo, cuenten conmigo. Es l?gico. ?l sabe muy poco del funcionamiento del f?tbol espa?ol y yo conozco el pa?o. Es una persona muy inteligente que sabr? marcar los pasos de la transici?n. Hace muy bien en mantener a Francisco Pern?a como presidente.

-En todos estos a?os, nunca ha buscado notoriedad y no ha aparecido en los medios de comunicaci?n.

-Soy muy discreto. De estos a?os no he sacado grandes contactos empresariales. S?lo me llevo lo que me han aportado en lo personal. He tratado de apoyar desde dentro, solventando los problemas. No he dado ninguna entrevista, salvo cuando llegu?, a al revista del club para que los socios me conocieran. Ahora, 'post mortem', la doy con m?s tranquilidad.

-?Por qu? esa prudencia?

-Desde el principio quisimos mantener la jerarqu?a de una forma muy clara. No quisimos dar sensaci?n de dualidad ni de que hubiera tensi?n de poderes. Francisco Pern?a era el portavoz y se deb?a de respetar.

-Pero alguna vez habr? tenido las ganas de responder a alguien o de aclarar algo. ?ste es un buen momento...

-No soy vengativo. S? hubo momentos en los que me hubiera gustado decir algo, pero no quise romper la disciplina y lo consensuado. Quiz? yo hubiera seguido otra l?nea m?s agresiva si hubiera sido yo el portavoz. Por ejemplo, cuando se dijo que el Racing iba a desaparecer. Y en alguna otra ocasi?n de la que prefiero no acordarme. No decepcionan aquellos de los que no esperas nada.

-?Fue duro despedirse el d?a que 'M?ster Al?' lleg? a Santander para tomar el mando?

-Fue una rueda de prensa muy emotiva. Me emocion? y mucha gente llor?. Yo no sab?a que ten?a que hablar. No hab?a preparado nada y cuando me pasaron la palabra, me estructur? r?pidamente un gui?n en mi mente. Pero tuve que acortarlo, porque seg?n iba hablando, vi que me iba a emocionar demasiado.
Jacobo Montalvo ha recibido su regalo de cumplea?os por adelantado. Cuando est? a punto de cumplir 45 a?os (el 22 de febrero) ha cerrado con ?xito la ?complicada? venta del Racing, el equipo de sus ?amores?. Aunque naci? en Madrid, su vida siempre ha estado muy vinculada a Cantabria, sobre todo a Comillas. Pero nunca pens? que iba a vivir casi m?s tiempo en Santander que con su mujer y sus tres hijos en Madrid. Discreto y leal (as? se describe) y con unos modales de los que pocas veces se ven, se despide del club y de su afici?n con muchas esperanzas puestas en 'M?ster Al?'. No sabe d?nde ni por d?nde discurrir?n ahora sus derroteros. Como dice, ?la vida sigue?. Qui?n le iba a decir a un seguidor ac?rrimo del Estudiantes de baloncesto que dedicar?a cinco a?os de su vida a darlo todo por el color verdiblanco del equipo c?ntabro.

Fuente: El Diario Monta??s


Publicado por Castro2 @ 18:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario