Martes, 01 de febrero de 2011

El 'show' de M?ster Al?

El nuevo propietario del Racing irrumpi? en el palco de El Sardinero en medio de la expectaci?n general y rodeado por un amplio servicio de seguridad que estuvo pendiente de cada uno de sus movimientos y de los de su entorno. Al? Syed no dej? de sonre?r y de agradecer los gestos de simpat?a de los aficionados. Pero se not? el cambio de estilo: el magnate indio es de religi?n musulmana y en el palco no hubo esta vez ni jam?n ni alcohol.

M?ster Al?, que apenas un par de horas antes hab?a llegado al estadio como si de una estrella de rock -de bhangra quiz?- se tratara y que hab?a recibido su segunda raci?n de v?tores por parte de la afici?n verdiblanca, dio muestras de ser un magn?fico vendedor de su propia imagen. De una manera un tanto at?pica, M?ster Al? y, por su puesto, toda su corte de guardaespaldas y ayudantes, baj? al c?sped de El Sardinero. La decisi?n, populista, sin duda, seguro que a m?s de uno le puso los pelos de punta, y es que, no hace tanto, otro comprador del Racing hizo lo mismo, aunque en aquel caso, el de Dimitri Piterman, fuera para quedarse en ?l como entrenador, fot?grafo... o lo que fuera. Lo de Al? no ha sido as?. Se trata de otra cosa. El magnate indio se dio su primer ba?o de multitudes en la que desde hace apenas unos d?as es su casa y que ayer le recibi? con pancartas en las que se le daba la bienvenida y, tambi?n, le ped?an alg?n fichaje, como el de Zigic.

Salud? a los ni?os que habitualmente se sit?an tras los banquillos, que en esta ocasi?n cambiaron el tradicional aut?grafo de alg?n jugador de la 'Liga de las Estrellas' por un apret?n de manos de M?ster Al?. Pos? para los fot?grafos, aplaudi? desde el t?nel de vestuarios a los jugadores cuando ?stos saltaron al campo, ?y pos? con ellos en la habitual foto previa a todos los partidos! Y todo, mientras hablaba por su vistoso tel?fono dorado. La estrella, est? claro, era ?l.

Disipar dudas

Por si alguien ten?a todav?a alg?n temor (el pasado reciente del club daba motivos m?s que justificados para ello), Al? Syed, acabado el ba?o -de multitudes, claro- subi? al palco. Alguno seguro que respir? m?s tranquilo.

Donde no se respiraba tan bien era en la zona noble de El Sardinero. Y no s?lo por el humo de los puros de Francisco Pern?a y Miguel ?ngel Revilla, sino por lo apretados que estaban. El palco estaba lleno hasta la bandera. A los pol?ticos habituales, entre ellos el presidente del Parlamento, Miguel ?ngel Palacio; el alcalde de Santander, ??igo de la Serna (al que salud? de forma efusiva); y los consejeros L?pez Marcano y Agudo, y a los ya expropietarios del club, con Jacobo Montalvo a la cabeza, hubo que a?adir en esta ocasi?n a Al?, por supuesto, y a todo su s?quito, un buen pu?ado de ayudantes y personas de seguridad.

Al? Syed es el due?o del Racing y, como tal, ocup? el mejor sitio del palco. Justo entre su mano derecha en el club y presidente de la entidad, Francisco Pern?a, y el jefe del Gobierno de Cantabria, Miguel ?ngel Revilla (ambos le dejaron solo tras el descanso, el primero por la negociaci?n de los fichajes; el segundo, porque siempre se marcha antes). Con ellos escuch? por primera vez los sones de 'La Fuente de Cacho' y disfrut? del partido... y de lo lindo.

Primera alegr?a

Despu?s del 'susto' de Rosenberg y su tiro al palo, que Al? celebr? como si se hubiera tratado de un gol -eso es lo que deber?a haber sido-, el indio tuvo su primer motivo de alegr?a como verdiblanco. Ariel marcaba el primer tanto de la era Al?, y ?ste enloqueci?. Se abraz? a Revilla, recibi? palmaditas de Pern?a y felicitaciones de todo el mundo. ?Vaya, que parec?a que el gol lo hubiera marcado ?l! Hasta un chaval se atrevi? a saltarse el protocolo y, tras pedir permiso a los guardaespaldas (y alentado por Revilla), le lanz? una bufanda verde y blanca que M?ster Al? se puso de inmediato y que ni siquiera se quit? cuando protest? de forma airada una tarjeta que ?lvarez Izquierdo mostr? a un jugador del Racing (eso s?, tras el descanso luci? otra bufanda, en este caso la oficial del club, mientras que la que le hab?an regalado la ten?a uno de su auxiliares). S?lo le cambi? algo la cara con el empate ch?. Estaba comenzando a conocer la otra faceta del racinguismo, la de la desilusi?n. No s?lo es el due?o del club, algo ya constatado, sino que empieza, al menos eso parece, a sentir los colores.

El protagonismo de Al? en el campo, se traslad? al interior del palco de El Sardinero. Con su inseparable cortejo, el empresario indio fue el objeto de todas las miradas en la zona noble del campo santanderino. Era una magn?fica oportunidad para conocer en persona al hombre que ha centrado la actualidad de la regi?n durante los ?ltimos d?as. Para lo que no era buen momento era para tomarse una 'copichuela'. No hab?a ni una sola botella con alcohol en las estanter?as. Pero todo daba igual, incluso el partido, Al? ya estaba en El Sardinero y con ?l, la ilusi?n que, al menos en parte del Racinguismo, ha generado.

?Que c?mo acab? el partido? Y qu? m?s da. Lo importante es lo de M?ster Al?. (Por cierto, el Racing empat?. En eso, las cosas parecen cambiar menos).

Fuente: El Diario Monta??s


Publicado por Castro2 @ 19:25 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario