Martes, 21 de diciembre de 2010

Suplentes de lujo sonrojan al Racing

Mejor que sucediera en lunes y a ?ltima hora. Menos ni?os lo vieron. Porque, parafraseando a Mourinho, todos, absolutamente todos los que presenciamos el partido hubi?ramos preferido perder el tiempo en otra cosa. Aunque fuera con la liga de Vietnam. Peor no se puede jugar al f?tbol. Menos triangulaciones es imposible ver. M?s jugadores sobrevalorados para la categor?a es dif?cil de concentrar en un solo terreno de juego. Por eso, lo realmente sorprendente de este caso es que Racing y H?rcules descansar?n esta Pascua bastante lejos del descenso. Y lo que m?s escalofr?os da pensar es que, de haber ganado, hubieran presumido al estar m?s cerca de Europa que del pozo. Una muestra m?s de que la posici?n que defiende cada uno en la clasificaci?n eventual se debe m?s a los fallos del resto de equipos que a los m?ritos propios.

El primer tiempo fue para guardar en el museo de los horrores. Jam?s hubo m?s de dos pases seguidos. El Racing no sab?a qu? papel interpretar. Si el exhibido en Mallorca, de brega, contenci?n y oportunismo, o el que estaba acostumbrado a pasear en los ?ltimos partidos de casa, con gusto, toque, velocidad y ambici?n. Por eso, la defensa se empe?? en despejar sin m?s objetivo que alejar el peligro con tal de mantener la puerta a cero, mientras que Rosenberg y compa??a demandaban env?os con otra intenci?n o incluso con una dedicatoria. El H?rcules, al menos, ten?a excusa, mermado por cinco bajas habituales m?s la inesperada de Tote, el que mejor trata el bal?n de su plantilla, que tuvo que retirarse lesionado sin ni siquiera romper a sudar.

Sin goles, por supuesto, ?nicamente se pudo contabilizar como amenazas por el bando local una gran falta de Kennedy, un cabezazo de Adri?n en un c?rner y un disparo de Colsa, mientras que el equipo de Esteban Vigo tan solo goz? de un amago de Trezeguet a centro de Kiko, su jugador m?s el?ctrico.

Inoperantes. El Racing fue incapaz de hacer m?s porque sus laterales han decidido no subir la banda hasta tiempos m?s boyantes, y porque su juego termina siendo muy previsible debido a la nula alternativa que presenta Adri?n en la izquierda. Al final, el conjunto c?ntabro siempre ataca por la derecha cuando se decide a inquietar y combina por el centro, cuando Munitis y Rosenberg se encuentran, si la opci?n es llegar. No hay plan B. Ni se espera a falta de un cerebro. Porque lo de los mediocentros es de juzgado de guardia. Da igual que juegue uno u otro. Blanco o negro. Recuperan muchos balones, pero pierden m?s. Por eso, les dejan recibir. Ellos solos tropiezan. Hasta que Tziolis no sane, o Bedia cuente, no se atisban soluciones.

El H?rcules, por su parte, fue de menos a m?s. Hasta que Cristian, suplente de suplentes, calent? sobre la marcha tras entrar por accidente. El mediapunta, criado en la Mas?a, dio una lecci?n de c?mo manejar los tiempos de un partido. Supo apoyarse en la solidez de su defensa (?suplente?), beneficiarse del incombustible trabajo de Frietzler y asociarse con Kiko para incordiar. S?lo le falt? tener delante a un delantero con m?s movilidad que Trezeguet para profundizar.

Entre los j?venes visitantes desarbolaron al Racing, que s?lo daba se?ales de vida en la estrategia o con arranques de furia de Munitis. Ni los cambios ni el malestar popular agitaron el ritmo cansino del equipo, que al final dio gracias de que se acabara el partido, pues comenzaba a te?irse de negro lo que ya era gris. Primero Frietzler acarici? el gol en un c?rner, de nuevo mal defendido por el Racing. Luego, Portillo estrell? una falta en el larguero con la ayuda de Colsa. Y, para finalizar, Abel Aguilar puso en aprietos a To?o con un disparo seco a su palo derecho.

El final desenmascar? al Racing, tranquiliz? al H?rcules, que siempre estropeaba fuera lo que consegu?a en casa, y dej? la libreta de Del Bosque, en el palco, con una solitaria anotaci?n: guardemos a Xavi y compa??a en formol.
Del bosque estuvo en el palco antes de ser premiado

El seleccionador Vicente Del Bosque acudi? al palco de El Sardinero para ver el partido. Lo hizo acompa?ado de su segundo en la Roja, Toni Grande. El salmantino se march? luego a la Gala del Deporte C?ntabro, celebrada anoche en el Hotel Chiqui de Santander. All? recibi? por primera vez el premio Juan Manuel Gozalo, que distingue al personaje que mejor ha conjugado este a?o los valores deportivos y humanos. El t?cnico recibi? una sonora ovaci?n a su llegada al estadio.
El crack


Cristian

Sustituy? a Tote en el 12' y se reivindic?. Marc? el ritmo y dej? grandes detalles.


?Vaya d?a!


Adri?n

Ten?a una ocasi?n de oro para adue?arse de la banda. Fracas? y se fue silbado.


El dandy


Kiko

A pesar de su juventud, el canterano del H?rcules tiene chispa, calidad y desparpajo.


El duro


Cisma

Hizo una entrada muy dura a Cristian para frenar una contra. Vio la tarjeta amarilla.

Racing de Santander: To?o; Pinillos (Ariel, min 67), Torrej?n, Henrique, Cisma; Kennedy, Colsa, Lacen (Diop, min 82), Adri?n (Serrano, min 60); Munitis y Rosenberg.


H?rcules: Calatayud; Cort?s, Sarr, Rodr?guez, Pe?a; Fritzler, Abel Aguilar; Kiko (Rufete, min 87), Tote (Cristian, min 13), Sendoa; y Trezeguet (Portillo, min 60).


?rbitro: Miguel ?ngel Prez Lasa (comit? vasco). Mostr? cartulinas amarillas a Pinillos, Rosenberg y Cisma por el Racing y a Pe?a y Sarr por el H?rcules.


Incidencias: partido de la decimosexta jornada de la liga de Primera Divisi?n, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante 12.848 personas.

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 19:03 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario