Viernes, 26 de marzo de 2010

Athletic-Racing: el derbi m?s descafeinado de los ?ltimos tiempos

Un Racing convaleciente visitará el próximo lunes San Mamés. Hace años, los partidos contra el Athletic, tanto de ida como de vuelta, eran los más esperados por los hinchas. Hoy día, y especialmente esta temporada, no despiertan tanta emoción. Es más, se puede decir que este Athletic -Racing será el más soso de los últimos tiempos.

Un mal momento

La primera de tantas razones es la propia situación del equipo santanderino, que a pesar de haber roto recientemente una racha de malos resultados y falta de goles no puede darla por superada. La falta de confianza provocada por esa situación hace que el Racing y sus seguidores miren con cierta preocupación el último tramo de Liga.

Y en este momento de lamerse las heridas llega el Athletic, que en el Racing no ve un rival sino sólo tres puntos que le impulsen, desde su hueco de Liga Europa, hacia la zona de Champions. Que nadie se engañe: esa rivalidad norteña, y sobre todo este año, es más cosa de aquí que de allá. Como mucho, el aficionado bilbaíno siente cierto escozor al recordar las eliminaciones de Copa del Rey, pero no va más allá.

En realidad, el verdadero contrario del Racing es él mismo; cierto que el mejor tratamiento a sus males consiste en una serie de victorias, pero el equipo se está enfrentando a sus complejos.

Eso por un lado. Por otro, el hecho de que no habrá racinguistas en 'La Catedral'. Pese a tratarse del campo rival más cercano, con un desplazamiento fácil y cómodo, ni una sola peña organiza viaje. El porqué lo explica Fernando Ortiz, presidente de la Asociación de Peñas, quien recuerda cómo a mediados de los 90, después de que uno de los autobuses de aficionados racinguistas fuera apedreado con saña, se tomó la decisión de tachar Bilbao del calendario de excursiones. Eso, claro, no impide que cada cual coja el coche y compre su entrada a la puerta del estadio, pero da idea de que hay cierta pereza.

Según Ortiz, todo responde a una estrategia de la entidad vasca. «Ellos (el Athletic) tampoco querían que fuésemos y siempre nos ponían los precios súperaltos. En Bilbao hay muchos partidos que realmente los gana la afición, y el club lo sabe y opina más importante eso que el dinero que pueda sacar con la venta de las entradas. Nadie ha puesto nada por solucionar esta situación».

Presión en San Mamés

Él mismo reconoce haber sufrido la «presión» del estadio bilbaíno, y eso a pesar de ir de incógnito, sin banderas, bufandas o signos exteriores de su pasión verdiblanca. «Estuve en tribuna en el último partido de Copa que jugamos allí. Yo estaba con Pepe Barros (aficionado de fidelidad legendaria) y a nuestro alrededor la gente sabía que éramos de Santander. No nos insultaron directamente, pero sí hacían gestos y decían cosas para provocarnos. Lo pasamos fatal: no pudimos ni abrazarnos con los goles del Racing».

Esa misma presión fue la que llevó al presidente del Racing, Francisco Pernía a establecer precios de final del Mundial en las visitas del Athletic a El Sardinero. Con la excusa de mimar al abonado del club se espanta a los forasteros a base de sartenazos en la taquilla.

El último ingrediente para hacer menos atractivo el encuentro de San Mamés es la fecha: otra vez lunes. Las nuevas ideas de la Liga de Fútbol Profesional y las televisiones que ofrecen los partidos están sacando el fútbol no ya de los domingos, sino de los fines de semana, con el incordio consiguiente para los interesados que tienen más que hacer en día de labor.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 17:06 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario