Jueves, 18 de marzo de 2010

Munitis 'A todo el mundo le han pitado'

Desde que Pedro Munitis está en el Racing ha visto pastar en El Sardinero rebaños enteros de vacas gordas y de vacas flacas, y eso imprime carácter. Por eso no ha sorprendido su calmada reacción cuando le ha llegado la hora de los sopapos. El asunto reventó en el último partido en los Campos de Sport, contra el Zaragoza. El público, desesperado con la marcha de un equipo que se hunde en la clasificación y no acierta a ganar en casa, montó la bronca en la grada y no perdonó ni al gran tótem del racinguismo.

«Yo respeto totalmente el criterio de la gente. Cuando no les gusta algo, silban, y cuando les gusta, aplauden. Sería injusto por mi parte hacer cualquier tipo de reproche hacia la gente cuando los que me han silbado el otro día me han ovacionado en tantas ocasiones y me han hecho ser tan feliz en innumerables partidos. Esto es así: es la vida, es el fútbol y hay que asumir las cosas como vienen. Con total naturalidad y tranquilidad».

Que nadie confunda esta actitud con indolencia. Pedro Munitis está dolido y si se muestra seguro es porque está convencido de estar haciendo su trabajo honradamente. Aguantar el chaparrón es a veces parte de esa tarea. «La verdad es que no es agradable, pero lo asumo como es. Creo que soy una de las cabezas visibles de este equipo y no es la primera vez que sucede que cuando las cosas no van bien o los resultados no son los que todos deseamos, pues se pueden dar estas cosas».

Han sido días duros, en los que el delantero asegura -de forma poco creíble- que no ha oído ni leído crítica alguna. No así el entrenador del equipo, Miguel Ángel Portugal, quien, en la rueda de prensa que siguió al encuentro del domingo, realizó una encendida defensa de su jugador ante unos ataques que considera injustos. El hombre agradeció el gesto, pero no aprovechó para soltar la carga. «Creo que el agradecimiento no hay que hacerlo con palabras sino dentro del campo. Pero tampoco voy a cambiar mi forma de actuar, porque es siempre la misma. Los que me conocen, porque no llevo dos días en esto, saben que mi línea es siempre la misma, y hay días en que las cosas salen mejor y días en que salen peor y es así. No soy perfecto, ni me lo creo, ni trato de serlo. Es así, hay días peores y mejores. Lo asumo y nada más».

«Me considero un miembro más de esta plantilla, con los mismos derechos y las mismas obligaciones. Cuando no estoy bien o no hago mi mejor partido pues sucede lo que ha sucedido el otro día y sólo queda esperar que el equipo gane, que todo se normalice un poquito, que los nervios se calmen un poco y que todo vuelva a ser como hace un mes, con todo súpertranquilo, cuando éramos mejores, parece ser, de lo que somos ahora, y ya está. Yo creo que no hay que darle tanta importancia. El fútbol es así, y pasa en cada estadio. A todo el mundo le han pitado alguna vez y yo por lo menos me lo tomo como viene, con esa normalidad y esa tranquilidad».

La piedra filosofal del fútbol

Todos, el público, el técnico y los futbolistas, conocen la fórmula para hacer las paces: ganar. Pero los resultados no llegan y el equipo no acierta a marcar goles. Es el gran problema del Racing que, según Munitis, comparten todos los equipos. «Es la piedra filosofal, pero para todos los equipos es lo mismo: encontrar un tío que termine con el trabajo que hacen los demás es complicado y difícil, y para los equipos modestos aun más. Pero yo creo que nos tenemos que quedar con la mejoría del equipo».

«Tuvimos un bache después de la semifinal de Copa, tres partidos con muchas dudas... pegamos un bajón. Un bajón que pasamos todos los equipos a lo largo del año, y a veces más de uno. Y el equipo se ha levantado. Yo creo que en Valencia hicimos un buen partido, que nos merecimos más. No marcamos, pero prácticamente no nos hicieron ninguna ocasión. Y el otro día, lo mismo. Nos hicieron una ocasión a balón parado en el primer tiempo y otra al final, cuando íbamos sin paracaídas a por ellos. Y nosotros tuvimos cuatro ocasiones para haber hecho algo. Fue un partido feo, no voy a decir otra cosa, pero es que igual ahora hay que jugar feo y sacar algo. Yo creo que hemos cogido solidez defensiva, el equipo está compacto y, a partir de ahí, estoy súperconvencido de que los resultados van a llegar. No es normal que las de las tres o cuatro ocasiones tan claras que tuvimos no entre una. Estoy seguro de mí mismo, seguro del equipo y convencido de que la situación va a cambiar porque hemos vuelto al sendero».

Claro que, en esta situación, que llegue Xisco y diga que ser delantero en el Racing es misión imposible porque no llegan balones, casi da risa. Munitis se contuvo, aunque en condiciones normales podría haber dicho que si no llegan balones lo que hay que hacer es ir a buscarlos. «No voy a estar aquí hablando de todas las declaraciones que hagan mis compañeros. Yo lo único que digo es que el equipo se tiene que armar de atrás hacia delante. Es muy difícil si encajas goles que ganes partidos, porque hay que hacer muchos y eso cuesta. Nos cuesta a nosotros y le cuesta a todo el mundo. Todo el mundo tenemos que hacer nuestro sacrificio. A todos nos gustaría jugar para nosotros. A mí, coger la pelota y chupármela y intentar seguir hasta que la pierda y que la coja otro. Pero nosotros no somos así ni hemos funcionado nunca así. Nosotros funcionamos en bloque y cuando jugamos en bloque y somos un equipo incómodo y compacto, ganamos partidos. Cuando no hacemos esto, no ganamos a nadie. Y así llevamos cuatro años, jugando de la misma manera».

Es normal que, en estas circunstancias, peque de exceso de prudencia, lo mismo que cuando tiene que referirse al próximo partido en Pamplona, un campo que se le está dando bien al Racing últimamente -«eso da miedo: las estadísticas están para romperlas, se dice»-. Lo que da rabia es que la presión de la grada de El Sardinero haya pasado de ser un acicate a un lastre, hasta el punto de que el equipo encuentre más cómodo cualquier otro estadio. «Somos un equipo que nos cuesta más llevar el peso del partido, combinar y tocar. Nos encontramos más cómodos defendiendo fuerte, cuando defendemos delante, lo más cerca de la portería contraria. Cada equipo tiene unas características».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:50 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario