Domingo, 14 de marzo de 2010

Tras una victoria de Primera

Ya no hay mas excusas. Es el momento de ganar en El Sardinero. El Racing tiene hoy una oportunidad, otra más, para dejar encarrilada su permanencia en Primera. Ya desperdició las que le ofrecieron Málaga y Almería. Las echó por la borda de manera estrepitosa. Ahora, ante el Zaragoza, el equipo de Portugal tiene una posibilidad más para acercarse un poco a la salvación, único objetivo de los cántabros que, a base de no aprovechar oportunidades, se han quedado con la única meta que históricamente han manejado, la de la permanencia.

Cierto es que el partido de esta tarde no decidirá nada de forma matemática. Todavía queda mucho tiempo para pensar en cuentas más o menos definitivas. Sin embargo, vencer hoy al Zaragoza daría un empujón importante a los cántabros, que podrían quedarse a sólo cuatro victorias de la salvación y, lo que es más importante, situarse un poco más lejos de los puestos de descenso. Claro que el Racing ya se encontró en esta tesitura en otras oportunidades recientes y no fue capaz de aprovecharlas. Mas bien todo lo contrario, pues las derrotas sufridas ante Málaga y Almería colocaron al Racing al borde del k.o.

Mantener la línea

En esta ocasión, el equipo santanderino, mermado por las ausencias de algunos jugadores que están siendo más o menos importantes en el once de Portugal tratará de mantener la buena línea mostrada hace sólo seis días en Mestalla. Ante el Valencia, el equipo ofreció una imagen diametralmente opuesta a la de los encuentros anteriores. Presionó, tuvo intensidad, peleó... vamos, que fue el equipo incómodo de otras ocasiones.

Repetir la historia hoy ante los hombres de José Aurelio Gay no será sencillo. Hay muchos factores que lo convierten en una tarea complicada. Uno de ellos es el hecho de jugar en El Sardinero. Lo que para cualquier otro equipo sería una ventaja incuestionable, para el Racing es un verdadero suplicio. Los números así lo atestiguan. Sólo el Xerez es peor que los cántabros ante sus aficionados y lo es por la diferencia de goles, no por los puntos. Ambos suman nueve. El panorama invita más bien poco al optimismo, aunque claro está que en algún momento cambiará esta dinámica. El Racing no va a perder siempre en su campo. A ese clavo ardiendo se agarra todo el mundo en el club y, también, la mayoría de los aficionados.

La clave está en qué es lo que hay que hacer para que El Sardinero vuelva a ser una fuente de puntos para los de Portugal. Mejorar la confianza y eliminar la ansiedad parecen dos factores determinantes, al menos en lo que al aspecto anímico se refiere.

La maldición del gol

Si la mala racha en casa es un problema, el hecho de llevar ya cuatro jornadas sin marcar un gol no le va a la zaga. El Racing está atravesando la peor racha goleadora en muchísimo tiempo y eso ha terminado por convertirse, en estos momentos, en el principal problema que tiene Portugal ante sí. La defensa ha mejorado. A base de trabajo, de dedicación, se puede conseguir mejorar atrás. Pero el gol... eso es otra cosa. O se tiene o no se tiene. Y en el caso del Racing parece que no abunda.

Los delanteros está claro que no están acertados ante las porterías contrarias. Cinco goles, tres de Tchité y dos de Xisco, son un bagaje escasísimo para cualquier equipo de Primera. Pero, es que además el resto del equipo tampoco está como para tirar cohetes en lo que a capacidad realizadora se refiere. Salvo Canales, con cinco tantos, y Lacen, Arana y Serrano, con tres cada uno, el resto de la plantilla no ha dado señales de vida. Munitis, Toni Moral, Diop o Luis García todavía no se han estrenado y otros como Colsa, Henrique, Morris sólo suman un gol. Con estos números el Racing sólo puede dar gracias de estar donde está en estos momentos. Resulta casi milagroso.

Para el partido de esta tarde, a estos dos problemas hay que añadir otro más: las bajas. Portugal tendrá que recomponer la defensa que tan bien cumplió el pasado lunes ante el Valencia. La ausencia de Henrique y Pinillos por sanción y la de Torrejón, que sigue lesionado, han hecho que el técnico burgalés haya tenido que recurrir a jugadores que hace apenas unos meses no tenían sitio en el equipo. A lado de Christian, el único de los titulares habituales que jugará hoy en la defensa, estarán Crespo, Moratón y Oriol.

Menos dudas

En el centro del campo parece segura la presencia de Colsa y Diop. Tampoco tiene mucho más de dónde tirar Portugal, ya que la alternativa que tiene, Lacen, apenas ha entrenado durante la semana debido a la leve lesión que sufrió en el partido que disputó con la selección argelina. Si el doble pivote plantea pocas dudas a Portugal, en las bandas no ocurre lo mismo. Munitis, Arana, Toni Moral y Serrano pugnan por dos plazas. Ninguno de ellos está atravesando su mejor momento, eso parece evidente y quizá por ello el técnico verdiblanco acabe eligiendo a los que hasta ahora han venido disfrutando de la titularidad, es decir, que vuelva a colocar a en el once a Munitis y a Serrano.

Arriba las cosas también parecen estar más o menos claras. Sergio Canales es indiscutible. El canterano es una pieza esencial en el esquema del Racing. Es el único jugador que parece capaz de desequilibrar la balanza del lado verdiblanco. El único que puede marcar algún gol. Por delante de él, en esta ocasión estará Xisco, dado que Tchité, titular en los últimos encuentros está lesionado. También tiene Portugal la alternativa de Iván Bolado, aunque el 'nueve' está todavía lejos de su mejor momento de forma. Eso sí, podría tener su oportunidad en el transcurso del partido.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 8:46 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario