Jueves, 03 de diciembre de 2009

Revilla 'Tengo derecho a opinar como socio y como aficionado'

«Yo soy socio del Racing y forofo, y tengo derecho a opinar, como aficionado y como socio». Miguel Ángel Revilla lo tiene claro, él puede opinar sobre el Racing, su juego, su política de fichajes y su gestión, y no tiene intención de variar esa costumbre, de la que además cree tener derecho también como presidente regional en la medida en que el Ejecutivo se vio obligado a «amarrar» 2.000 millones para evitar que el equipo descendiera de categoría.

El presidente regional se sometió ayer a las preguntas de los universitarios de Cantabria en un acto organizado por las Juventudes Regionalistas. Al salir a escena una pregunta sobre el equipo de fútbol, Revilla se mostró algo sorprendido con el despliegue mediático que han suscitado sus palabras sobre la necesidad de que los actuales propietarios del Racing deban marcharse y dar entrada a nuevos inversores más seguros. Eso sí, el presidente reiteró algunas de las ideas ya expresadas: que el equipo «está muy mal» y que «si esto sigue así van a volver a llamar a las puertas del Gobierno y no estamos para segundas veces. El dinero público no está para eso» reiteró. Aunque la pregunta se centró más en las inversiones privadas que necesita el Racing, lo cierto es que las respuestas de Revilla fueron más al aspecto deportivo. Así, opinó que desde el primer partido de esta liga ha visto a un Racing «de horror» en el que se han vendido los cinco jugadores buenos y los que se han fichado son jugadores «pochos».

En este sentido, lamentó que se haya traspasado a Garay, Navas, Jorge López, etc, por los que se ha cobrado «40 millones de euros», «y nos ha venido un tal Diop, un tal Ze Antonio, con 38 años y que estaba en la segunda división de Portugal y no se han atrevido ni a ponerle en pantalón corto; a Sarmiento, con toda la familia, y a un rebotado del Liverpool, Luis García».

Y ya fuera del Racing pero no del fútbol, Revilla reconoció que «algo hay» cuando fue preguntado qué hay de cierto en los rumores sobre un boicot hacia su persona en Cataluña tras la polémica que mantuvo con el presidente del Barcelona, Joan Laporta. «La mano larga del Barça», ironizó el líder del PRC, que contó una vez mas el incidente con Laporta en el palco del Racing cuando le recriminó que sus posicionamientos políticos y catalanistas los hiciera en el seno del club de fútbol. El presidente cántabro contó de nuevo a los estudiantes que él sí vetó a Laporta para una distinción que como fumador de puros le quería dar el Club Habano de la empresa Altadis. El presidente, invitado al acto en Asturias, dijo que él no quería comer con Laporta dadas sus posiciones nacionalistas.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 20:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario