Jueves, 03 de diciembre de 2009

Oriol 'Los centrales s?lo deben sonre?r al firmar el contrato'

Se le ve relajado y optimista con el nuevo horizonte que se le presenta con Portugal en el banquillo. Para Oriol (Sudanell, Lleida, 23 de mayo de 1981) su trayectoria en el Racing siempre ha sido una incógnita constante. Cumple su sexto año pero nunca se ha consolidado como titular en el club cántabro.

Tiene una media de 16 partidos jugados por año en Liga aunque en esta campaña aún no ha debutado. Sus contratos siempre han sido de dos años, por lo que ha renovado dos veces y ahora toca volver a sentarse a negociar; acaba contrato en junio y lógicamente, a sus 28 años, buscará lo mejor para él, ya que puede ser su último gran contrato profesional.
Renovación.

Portugal puede ser su gran valedor, pero Oriol va a esperar a ver qué sucede en las próximas semanas para comprobar que el burgalés cuenta con él. En enero podría negociar por su cuenta con cualquier club, pero su intención es clara de quedarse en Santander:

"Estoy encantado por todo, la afición, el club, el trato personal, estoy muy asentado aquí, con mis amigos. Mi opción es quedarme aquí y nunca cerraré las puertas a una renovación. También te tiene que gustar la vida tranquila; además, yo soy muy casero. Que hace frío, pues a poner la calefacción y te quedas calentito en casa".

"A ver qué pasa al final, el tiempo dirá. Yo con Portugal jugaba en su anterior etapa aquí. Ha cambiado mi situación ahora; lo que está claro es que no voy a irme a un club de Segunda que esté en puestos de descenso en mi último año de contrato".
Inicios y el Racing.

Oriol inició su carrera profesional pronto, con 17 años. Debutó en Segunda con el Lleida, nada menos que en el Sánchez Pizjuán, en un partido donde el Sevilla se jugaba el ascenso. Empataron 2-2, aunque al final los de Nervión lograron su objetivo de volver a Primera. Oriol lo recuerda con nitidez, sobre todo los momentos previos a la disputa del encuentro:

"Pasé a jugar con 100 personas en la grada a hacerlo frente a 40.000. Estaba muy nervioso, incluso vomité antes del partido En el primer equipo del Lleida jugué cinco partidos esa temporada; en la siguiente 15, siendo aún juvenil. Luego me ficha el Villarreal, e incluso llegué a estar convocado en el primer partido de Liga, con Víctor Muñoz en el banquillo, pero no llegué a debutar en Primera y al partido siguiente ya me quedé en el filial".

Pero Oriol no echó raíces en el club amarillo. Su camino en el fútbol le llevó a jugar cedido un año en el Club Deportivo Onda, y fichar en la temporada 03-04 por el Hospitalet. Una persona fue clave en su futuro profesional:

"En el Hospitalet coincidí con Ramón Planes, que luego llegó al Racing con Piterman y ahora está en el Espanyol. Sufrí una lesión en el ligamento lateral interno de mi tobillo izquierdo y al recuperarme me llamó para ir a mitad de temporada al Racing B. Jugué 15 partidos de enero a mayo con Viadero como técnico y tuve la oportunidad de realizar la pretemporada siguiente con el primer equipo. Alcaraz confió en mí y me quedé con los mayores de ahí hasta ahora. Debuté contra el Villarreal en El Sardinero en septiembre de 2004. Empatamos a un gol".

Pasa un año y el 4 de diciembre de 2005. Partido contra la Real Sociedad en El Sardinero. En una jugada fortuita de la primera parte, Oriol trata de arrebatar la pelota a Aranburu con una entrada a destiempo a media altura cuando el donostiarra trataba de controlar el balón. Calculó mal y, lamentablemente, Mikel sufrió la rotura de los ligamentos cruzado interior y lateral externo, además de la fractura del cóndilo medial. Seis meses de baja, adiós a la temporada, pero curiosamente el árbitro del partido, Pino Zamorano, no pitó ni falta:

"Cuando vi la entrada por la tele se me puso la piel de gallina. ¡Madre mía! La gente que no me conoce seguro que pensó que soy un mal compañero y muchos me colgaron el cartel de duro. Lo pasé muy mal tras ver la entrada y no dudé en interesarme por la recuperación de Aranburu; le llamé varias veces y tengo que decir que el chico fue muy majo, su comportamiento fue espectacular. La gente que dice que soy duro, que me diga las expulsiones que tengo en 100 partidos jugados en Primera; creo que sólo son tres".
Dureza defensiva.

A partir de ahí surge el debate referente a la contundencia defensiva, saber cuál es la clave para que un equipo se muestre firme atrás y no dé muchas opciones de marcar al rival de turno, sobre todo en las jugadas de estrategia. Mientras tanto, Miguel recibía nuestras felicitaciones más sinceras por un excelente arroz meloso, concretamente un rissotto con carabineros, plato estrella de una cena compuesta además por un carpaccio de atún y calamares en su tinta.

Oriol lo tiene claro; no es tan importante ensayar 20 jugadas de estrategia sino estar pendiente de tu rival en todo momento a la hora de defender un saque de esquina o una falta lateral, talón de Aquiles esta temporada del equipo:

"A mí me es lo mismo defender en zona o al hombre. Lo más importante es mantener la concentración durante los 30 segundos que dura la jugada. ¿Por qué no se trabaja la concentración? A ver, el equipo que pierda en las jugadas se paga unos pinchos ¿Qué hay que ensayar ahí? Todo radica en la concentración; trabajar cuatro jugadas y tener las ideas claras. Pero también tener libertad para reaccionar ante cualquier contratiempo que te plantee el rival, tener imaginación a la hora de intuir otras alternativas, tanto a la hora de defender como de atacar, y tener iniciativa para modificar las jugadas sobre la marcha".

"Mira, Craioveanu me dijo una cosa cuando fiché por el Villarreal que se me ha quedado grabada toda la vida: los centrales sólo deben sonreir cuando firman el contrato. Eso no quiere decir que sea duro, sino que hay que estar metido y concentrado en el partido todo el tiempo".
¿Jugará con Portu?

La situación actual del equipo no es nada positiva, aunque la llegada de Portugal al banquillo ha propiciado que de nuevo Oriol entre en la convocatoria:

"Siempre tengo la ilusión de jugar, incluso con Mandiá, pero antes lo veía más difícil. Portugal me dijo que conocía mi situación pero que estuviera tranquilo, que tendré mi oportunidad. Prefiero a un entrenador directo, que me diga las cosas a la cara; Mandiá nunca me dijo que no contaba conmigo. ¡Si me quiso para el Hércules! Si no juego me agarro un mosqueo..., es un claro ejemplo de que no acepto un supuesto "rol" de suplente. Ningún jugador lo acepta; yo me encuentro, ahora y antes, sensacional en los entrenamientos".

Fuente: As


Publicado por Castro2 @ 20:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario