S?bado, 07 de noviembre de 2009

Calma antes de la batalla

Hay calma en el Racing. Aunque es una calma extraña. De esas que dan paso a batallas cruentas y quien sabe si a victorias gloriosas o derrotas crueles. Tranquilidad a la espera del choque del domingo ante el Athletic. Es el sosiego previo a uno de los encuentros más importantes de la temporada en Santander, en El Sardinero, en el escenario en el que Juan Carlos Mandiá, el técnico verdiblanco, se juega su futuro en el banquillo del equipo cántabro. Una victoria significará más crédito. Un empate o una derrota puede provocar su destitución fulminante. Todo el mundo lo sabe. La afición, el presidente y el propio entrenador. El deselance, este domingo, a las siete de la tarde.

Esta 'calma tensa', como muchos definirán hoy la situación, convive con expectación. Con la curiosidad de ver cómo se plasman en el terreno de juego los cambios que exigió el presidente de la entidad, Francisco Pernía, tras la derrota de Mallorca, los cambios que ha augurado el propio técnico y los cambios que pronostica la plantilla. ¿En qué consistirán? ¿Se modificará el sistema de juego? ¿A qué futbolistas afectará la revolución que se presupone que realizará el entrenador? Son preguntas que todavía no tienen respuesta.

Y es que Juan Carlos Mandiá, tras las pequeñas pistas que ofreció en el entrenamiento del pasado jueves, optó ayer por esconder sus cartas, quizá obligado por las adversas condiciones climatológicas de estos días, o quizá por terminar con la expectación mediática que la crisis del Racing ha desatado en los diferentes medios de comunicación. El técnico gallego, en el entrenamiento de este viernes, se limitó a trabajar las jugadas de estrategia y se 'olvidó' de ofrecer nuevas pistas sobre el posible once titular que buscará la primera victoria en El Sardinero ante el Athletic.

Lo que único que hay son suposiciones. Esas que apuntan a cambios en la defensa, en el centro del campo y en la delantera. Así, todo el entorno apunta a tres nombres propios: Osmar, José Moratón y Alex Geijo.

El primero, el canterano, sería la gran novedad en la defensa. Ocuparía plaza junto a Marc Torrejón y obligará a Mandiá a dejar, de nuevo, a alguna de las incorporaciones de esta temporada (Henrique y Morris) en la grada. Con la incorporación del canterano, 84 kilos de peso y 1,92 metros de estatura, Mandiá trata de dar consistencia a una de las líneas más débiles del equipo. Hasta la fecha, el Racing aún no ha conseguido dejar su portería a cero. Además, con Osmar la zaga ganaría enteros en el juego aéreo, uno de los aspectos más fuertes del Athletic.

El segundo, José Moratón, es una de las alternativas que podría utilizar el técnico gallego para el centro del campo. Moratón garantiza más fortaleza defensiva, permitirá a Lacen incorporarse al ataque, aunque el doble pivote carecería, un partido más, de capacidad para construir el juego ofensivo. Aunque esta faceta, por la forma que Mandiá quiere que juegue el equipo, puede aparecer en un segundo plano.

El tercero, Geijo, puede convertirse en la gran novedad ofensiva de Mandiá. Por vez primera en la temporada, el Racing jugaría de inicio con dos delanteros natos en el ataque, lo que llevaría a Pedro Munitis o Luis García a la banda derecha. La otra, es casi seguro que será para Serrano.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 12:11 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario