Viernes, 06 de noviembre de 2009

Mandi? ensaya los cambios que quiere Pern?a

Juan Carlos Mandiá comenzó a apuntar en el entrenamiento de ayer algunos de los cambios que le ha exigido Francisco Pernía para tratar de que el Racing comience a remontar el vuelo en El Sardinero (domingo, 17.00 horas) ante el Athletic.

El primero de estas modificaciones afectará a la delantera, en donde Geijo puede acompañar a Tchité. La inclusión del delantero llegado este pasado verano del Levante supondría que, por primera vez en la temporada, el conjunto santanderino jugaría de inicio con dos delanteros, ya que en los encuentros disputados hasta la fecha, Mandiá a colocado a un 'nueve' acompañado de un mediapunta, es decir, ha jugado con Geijo o con Tchité, acompañados por Munitis o Luis García.

Esta alternativa permitirá al conjunto verdiblanco disponer siempre de una referencia ofensiva y que, a diferencia de lo ocurrido en los últimos encuentros, cuando uno de los delanteros se desplace hacia una de las dos bandas, su centro pueda ser recibido por alguien en el área, algo que, por ejemplo, no ocurrió en Mallorca, donde los envíos de Tchité desde la derecha no encontraron rematador en las filas verdiblancas.

Efectos secundarios

La 'eliminación' del segundo delantero obliga a Luis García y a Munitis a 'pelear' por un puesto en la banda derecha. En el último encuentro fue el jugador del Barrio Pesquero el que ocupó esta demarcación, aunque la positiva actuación del jugador llegado este año del Atlético de Madrid podría ponerle las cosas difíciles.

Además, Arana es otro de los jugadores que también cuenta con serias opciones de jugar el domingo contra el Athletic, sobre todo si se tiene en cuenta que una de las pretensiones de los responsables del club podría ser que los jugadores que han sido contratados durante el último verano adquieran un mayor protagonismo del que han tenido hasta ahora en el esquema de Mandiá.

La defensa, que a lo largo de la temporada no ha estado demasiado acertada, también será objeto de algunas modificaciones. Uno de estos cambios puede suponer el regreso de Pablo Pinillos al lateral derecho en detrimento de Crespo, cuyas actuaciones no acaban de convencer. El resto de las variaciones afectarán al centro de la zaga, aunque en este aspecto, Mandiá puede albergar más dudas, dado que ninguno de los centrales que ha utilizado hasta la fecha ha cumplido con sus objetivos. Ayer, el técnico gallego hizo pruebas con Torrejón y el canterano Osmar, aunque parece poco probable que esta vaya a ser la pareja utilizada el domingo ante el conjunto de Caparrós. Morris, ausente de las últimas convocatorias, podría ser la elección del entrenador verdiblanco.

Las modificaciones pedidas por el presidente podrían afectar también al centro del campo. Colsa y Lacen parecen ser los jugadores con más papeletas para formar parte del once inicial ante el Athletic, aunque también futbolistas como Diop o, incluso, Moratón cuentan con posibilidades de ser titulares ante los 'leones'.

Más cambios

Al margen de las variaciones que Mandiá pueda realizar en lo que al once inicial se refiere, otro de los requerimientos del presidente hacía referencia a la actitud del equipo durante los partidos.

Resulta evidente que la agresividad, la intensidad, es un rasgo que ha tenido en los últimos años una especial incidencia en las buenas campañas que ha completado el equipo santanderino y que, sin embargo, en la presente temporada ha quedado relegado a un plano muy secundario. El partido jugado contra el Barcelona en El Sardinero es la prueba más evidente de ello. Por eso, el Racing, para cumplir con las exigencias de su presidente, deberá mostrarse de nuevo como un equipo incómodo para cualquier rival, en este caso el Athletic, que no da un balón por perdido y que disputa con una enorme intensidad todos y cada de las acciones de un partido.

Vocación ofensiva

Otro de los aspectos que Mandiá puede variar es el relativo a la vocación ofensiva del equipo con lo que no sólo cumpliría uno de los deseos de los responsables del club, sino que hará realidad uno de los anuncios que hizo cuando desembarcó en el Racing. Entonces, el técnico gallego dijo que su equipo iba a jugar al ataque y que iba a hacer disfrutar a los aficionados que cada quince días acudieran a El Sardinero. Por el momento no lo ha conseguido, aunque deberá hacerlo si quiere llegar a convencer a Francisco Pernía.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:10 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario