S?bado, 31 de octubre de 2009

Sus principales errores

Tras ocho partidos de Liga y uno de Copa del Rey, las aguas bajan muy turbias en Santander. El equipo no funciona. Una única victoria por cuatro derrotas, es el balance que presenta el Racing esta temporada. Todas las miradas apuntan a un hombre: Juan Carlos Mandiá. El técnico del Racing, que llegó envuelto en una ola de optimismo ha visto como la situación ha girado radicalmente hasta el punto de que ya existen voces que piden su destitución. ¿Cuáles son los errores que ha cometido Mandiá?

Discurso equivocado

Juan Carlos Mandiá llegó a Santander con un discurso muy ilusionante para una afición que no perdonó a Juan Ramón López Muñiz su concepción de un Racing modesto. Mandiá, en todas sus entrevistas previas al inicio de la temporada, habló de un fútbol ofensivo, atractivo y aseguró que la afición disfrutaría con la actuación del Racing en El Sardinero más allá del mero resultado deportivo. «Yo lo que quiero es ganar, pero me tiene que gustar a mí... y también a la gente. En cualquier caso, tenemos que ganar, aunque eso sí me importa mucho cómo lo consigamos», llegó a decir el técnico gallego en sus primeras entrevistas. Sin embargo, Mandiá no ha conseguido traducir en resultados ese discurso que, incluso, se le está volviendo en contra.

Equipo sin identidad

Tras nueve encuentros oficiales disputados (ocho de Liga y uno de Copa) Juan Carlos Mandiá no ha conseguido dotar de una identidad propia al equipo. A fecha de hoy todavía no se sabe a qué juega el Racing. No se apuesta por el buen trato del balón, pero tampoco se saca rendimiento al juego directo. En defensa, las lagunas son enormes, en el centro del campo no existe construcción alguna y ofensivamente el Racing acusa muchas carencias, se juegue con Tchité o con Geijo. La falta de identidad del equipo es un mal que amenaza con devorar al propio técnico en el momento en que los jugadores dejen de creer en su sistema.

Fichajes que no rinden

Pese a la corriente de optimismo que se extendió con la llegada de algunas de las nuevas y numerosas incorporaciones de esta temporada, Juan Carlos Mandiá no ha logrado aún sacar un rendimiento más que aceptable a los fichajes realizados por el consejo de administración. Hay que tener en cuenta que la confección del equipo para esta temporada se ha basado en las recomendaciones e informes del propio entrenador, es decir, se supone que son futbolistas que conoce a la perfección. Aún así, su rendimiento está por debajo de las previsiones e, incluso, algunos de ellos se están quedando fuera de las convocatorias. Al final, están siendo los futbolistas más veteranos los que están actuando con más asiduidad sobre el terreno de juego.

Sin un once definido

Pese a llevar ya ocho jornadas de Liga, Mandiá no ha encontrado su 'once' tipo, es decir, la base sobre la que debe pivotar el equipo durante toda la temporada al margen de posibles cambios en función de lesiones o sanciones. Los cambios son continuos jornada tras jornada, sobre todo en la defensa y, algunos de ellos sorprendentes. Hay jugadores que han pasado de ser titulares indiscutibles a no entrar en las convocatorias.

Datos demoledores

Los datos que marcan la trayectoria de Mandiá al frente del Racing son demoledores. El equipo sólo ha conseguido una victoria (en Málaga), no ha logrado ganar en El Sardinero, no ha sabido mantener su portería a cero en ninguno de estos partidos, el balance de goles a favor y goles en contra es negativo (seis tantos más encajados) y ha fracasado en la Copa del Rey ante un equipo de inferior categoría como es el Salamanca. El único dato que figura en el haber de Mandiá se refiere a la condición de invicto a domicilio.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 11:08 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario