Lunes, 26 de octubre de 2009

Mandi? sigue sin encontrar su once ideal

Que Mandiá sigue sin encontrar a su equipo lo demuestran no sólo los cambios que ayer introdujo en el equipo: el mal juego, la situación en la clasificación y los pitos en la grada también hablan claro.

Lo fácil era suponer que el entrenador del Racing insistiría una semana más con el once que logró puntuar en La Romareda, y no de cualquier manera, sino levantando un 2-0 frente a las siempre ordenadas fuerzas de Marcelino. No fue así. Mandiá creyó adecuado apostar por las novedades para lograr, de una vez por todas, el primer triunfo de la temporada en los Campos de Sport.

Cambios en defensa

Lo más chocante, las modificaciones en la defensa, la línea que, habitualmente, menos se mueve en cualquier equipo. Quizás en busca de más solidez frente al Osasuna, un rival con una delantera que se viene mostrando muy efectiva en el campeonato, realizó un par de retoques. Frente a la 'clásica' Pinillos-Morris-Torrejón-Cristian, el técnico cambió el ala derecha, dando entrada a Crespo como lateral, en el puesto de Pinillos, y al intermitente Henrique -porque aparece y desaparece en el equipo- por Morris, apeado este último incluso de la convocatoria.

Un pobre resultado

El resultado de la experiencia resultó desastroso, pues las novedades jugaron un papel determinante en el mal juego del conjunto santanderino. El central Henrique fue desgraciado protagonista en el gol marcado por el cuadro de Camacho, en una de las poquísimas jugadas con peligro que consiguió fabricar a lo largo de todo el partido. Crespo, por su parte y entre otros detalles, abusó del patadón sin destino fijo, algo que empobreció mucho -o aun más- la labor ofensiva del Racing.

Delante, Luis García constituyó la gran novedad, alineado como extremo derecho titular, en la posición que habitualmente ocupa Arana. Su indudable calidad y el rendimiento que sabe sacar de los lanzamientos de falta constituyen argumentos suficientes para darle la alternativa, pero ayer no tuvo fortuna. Perdió demasiados balones en su pelea con la defensa y no tuvo ocasión de poner en juego una sola falta. No hubo.

Necesitado de gol y con 0-1 en el marcador, Mandiá recurrió a toda su artillería: puso sobre el césped a Geijo por Luis García, que cedió el lugar a Munitis. Ante la falta de resultados, renovó toda la vanguardia, con Xisco por Tchité y Arana, por Munitis, en la banda. Óscar Serrano, muy destacado, fue la única pieza ofensiva que no tocó.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:18 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario