Domingo, 25 de octubre de 2009

Arana no evita la bronca en El Sardinero

El Racing tuvo que esperar hasta el último de los cinco minutos añadidos por Iturralde, hasta la última jugada del partido, para sumar su primer punto en casa de la temporada. Osasuna se disponía a pescar los tres puntos en El Sardinero, como ya hicieron Getafe, Barcelona y Valencia, y de paso situarse en puestos UEFA, pero un error entre Miguel Flaño y Josetxo, impecables hasta entonces, permitió a Arana meter la puntera y empatar el partido. El tanto, sin embargo, no evitó la bronca del público, que se marchó cabreada con su equipo, porque aún no ha visto una victoria esta temporada en Santander.

Quitando la emoción final, el partido fue malo, soso, sin ritmo ni ocasiones. Se impuso el pelotazo largo, la lucha por los rechaces y todo eso que tanto suelen trabajar los entrenadores. Nadie perdía la posición, los 22 jugadores eran soldaditos obedeciendo a su general. No había quien rompiera el guión. El choque era, en fin, un tostón para los aficionados. El primer acto sólo lo animó un remate de Miguel Flaño a la salida de una falta y un mano a mano que Ricardo sacó a Tchité. Sorprendió sobre todo por parte de Osasuna, que acostumbra a jugar de forma más que decente.

El partido se rompió en una acción entre Aranda y Henrique. El defensa del Racing estuvo blando, el delantero de Osasuna le ganó la acción y después lo hizo perfecto. Encaró a Toño pero en lugar de chutar esperó a la llegada de Pandiani, que estaba en mejor posición. El 'Rifle' aprovechó la inmejorable ocasión para hacer su sexto tanto en lo que va de campaña. La lucha entre Henrique y Aranda estaba siendo de lo más destacado del choque y por ahí rompió Osasuna el partido. Un gol, tal y como era el partido, significaba oro puro.

Lo intentó el Racing durante algunos minutos con lo que tenía, pero pronto Mandiá entendió que necesitaba agitar el partido. Tchité, Munitis y Luis García no estaban aportando lo necesario. El ex jugador del Atlético ni apareció. Los tres acabaron siendo sustituidos por Geijo, Arana y Xisco. El plan del Racing, sin embargo, no cambió, aunque si ligeramente la actitud. Los cántabros comenzaron a apretar, aunque cierto es que Osasuna hizo lo suyo dando un pasito hacia trás. A pesar de todo, nada hacía presagiar que la situación fuera preocupante para los de Camacho, que vivían muy cómodos con los balones colgados del Racing.


En el último intento, en el último balón al área, de nuevo sin peligro, otro centro más, un envío cualquiera, Josetxo y Miguel Flaño no acertaron a despejar. Se fiaron de Ricardo, que a su vez pensó que sus centrales despejarían. Entre el desconcierto de la zaga apareció Arana para meter la puntera y robar dos puntos a Osasuna. El Racing al fin puntuó en su estadio, pero la afición está descontenta y así lo hizo saber con una bronca al final del partido. Mandiá no lo tiene fácil, a pesar de que el gol le da aire.

Fuente: Marca


Publicado por Castro2 @ 21:42 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario