Domingo, 25 de octubre de 2009

A la espera de un equipo fiable

El equipo que cayó derrotado frente al Valencia, con buen juego y mala suerte, repitió en La Romareda con muy poco rendimiento, pero la fortuna vino a premiar la fe de última hora, cuando Mandiá tiró a la papelera el manual del equilibrio y recurrió a la épica de tres defensas y cuatro delanteros. Así pues, de momento tenemos un Racing capaz de momentos felices, pero no hay todavía un equipo fiable. Ganar a la cuarta en casa, sí, ésa es la urgencia, pero ¿cómo lo hacemos?: ¿con el equipo inestable que viene saliendo de inicio o con algo más de atrevimiento desde el principio? Bien, el entrenador tiene el privilegio de decidir, sólo le demandamos mayor flexibilidad, capacidad de reacción cuando el plan meticulosamente preparado no funciona. 

Viene Pandiani de dulce y nosotros con estos pelos: tres centrales recién llegados -Henrique, Morris, Torrejón- y con muchas dudas. 'Hay que darles confianza', dicen quienes les han traído. Bien, pero el fútbol es un oficio muy bien pagado, y por lo tanto, de alta exigencia. Por lo demás, también Oriol o Moratón necesitan estímulo moral y oportunidades. Con naturalidad.

A Canales, el joven de moda, se le vieron buenas cositas y bastante desparpajo en la remontada de La Romareda. Es improbable que le alcancen para ser titular esta tarde, pero ahí está para cuando el medio campo y el enganche se vuelvan espesos. Sería una pena que Mandiá y todo el racinguismo nos quedásemos sin saber, por un exceso de conservadurismo, si tenemos en la cantera otro jugador capaz de competir en Primera.

Pero, en todo caso, lo básico en el ataque es que Tchité, el único delantero goleador hasta la fecha, no juegue solo. Su actitud y esfuerzo físico deben tener acompañamiento: o el Munitis activo y llegador que vimos frente al Valencia, o Luis García, si ya ha cogido la forma, o directamente dos puntas, Geijo de momento, o Xiscocuando esté listo. Hay problemas, pero también soluciones. Como en la banda derecha: si Arana se duerme, tiene que despertarse. Aunque sea en el banquillo.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 11:58 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario